Abandonado y adoptado por campesinos se convierte en pediatra y motivador

Abandonado y adoptado por campesinos se convierte en pediatra y motivador

La historia de Ramón Resa empieza con el abandono de su madre adolescente a la edad de dos años. A ello se suma la adopción de una familia campesina, muy humilde y con 14 hijos.

A la edad de tres, cuenta Resa, comenzó a recoger algodón para ayudar a mantener a su familia. Y aunque la balanza se ladeaba al ciclo de pobreza, violencia, abuso físico y alcoholismo, que el menor vivía en su núcleo, su vida es todo lo contrario.

Hoy en día, Resa es todo un pediatra profesional, que regresó a su comunidad para servir a los niños como él. Y aunque admite no gustarle hablar en público, señala que es su misión mostrarle a los niños y jóvenes que su vida puede cambiar si ellos luchan por ello.

“Yo tenía una madre soltera que ya tenía cinco hijos antes de cumplir los 20 años”, dice Resa.  

“Crecí entre la pobreza, la negligencia y total desprecio por la educación, pero en la escuela primaria despertó mi sueño por la educación”, sostiene el médico.

La inspiración

Su maestra de segundo grado le explicó que no tenía que ser un trabajador agrícola por el resto de su vida. Al escuchar sus palabras, Resa dice que sintió la esperanza de un futuro mejor por primera vez en su vida.

Pero la situación empeoraba a medida que crecía. Cuando era adolescente, muchos le dijeron que debía obtener un trabajo de cuello azul y dudaban de su capacidad, especialmente su familia adoptiva.

Como adolescente, afirma que se enfrentó con la depresión de haber sido abandonado y con un impedimento en el habla.

“Estaba solo, no tenia en quien apoyarme”, dice Resa.

El deseo fue más grande

Contra todos los obstáculos y sin saber navegar el sistema educativo, Resa logró graduarse de la preparatoria y fue aceptado en la Escuela de Medicina de la UCI.

Quería ser médico, porque al crecer nunca vio a galenos latinos y nunca sintió que los especialistas de la medicina realmente se preocupaban por él. Tampoco vio estudiantes persiguiendo esa carrera.

“Quería también servir a los niños como yo”, agrega.

Después de graduarse, Resa regresó a la misma área del Valle Central, donde creció y comenzó a trabajar como pediatra.

Durante más de 30 años, ha brindado atención a niños de familias de trabajadores agrícolas migrantes.

El motivador

Resa también viaja por Estados Unidos para inspirar a los jóvenes a alcanzar sueños.

“No me gusta compartir mi historia. De hecho me duele hacerlo. A cierto punto estuve avergonzado de mi historia, pero con ella puedo motivar a los niños a educarse”, dice Resa.

“Cuando hablo del tema, los jóvenes vienen y me dicen que les doy esperanza, entonces me recuerdo porqué tengo que compartir mi vida”, sostiene.

Hoy en día, el pediatra es el sujeto de un nuevo documental titulado Ramon Rising, que detalla su viaje para superar los desafíos del racismo, la falta de apoyo familiar y otros obstáculos en su vida.

El documental se completará este año y se mostrará en las escuelas de todo el país, para alentar a los jóvenes de las comunidades marginadas a alcanzar sus sueños. https://ramonrising.film/.

Resa les pide a los padres de familia que alienten a los niños a estudiar, y le pide a los jóvenes “que nada ni nadie los detenga para lograr sus sueños”.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°