Anuncio

A pesar de estar en la cuerda floja, más beneficiarios de Daca se registraron

(Los Angeles Times)

Si Anna Ávalos no se acoge al único programa que le brinda estadía y empleo en este país, su realidad como indocumentada sería mucho más difícil.

“Todos sabemos que los beneficiarios de Daca pendemos de un hilo con la gubernatura de Donald Trump, pero para muchos ese es nuestro último cordón de vida artificial, mientras ocurre algo en el Congreso”, dijo.

A pesar del anuncio de la administración Trump en 2017, de que el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca) había llegado a su fin, nuevos datos muestran que más de 134,000 personas se unieron al programa o renovaron su estatus este año.

Eso es aproximadamente el 60 por ciento de la cantidad de aplicaciones nuevas o renovadas, que se aprobaron durante el mismo período el año pasado.

“Definitivamente es cierto que muchos desertaron y algunos por miedo o por no saber, no se registraron nunca, pero vemos que la mayoría se apega al alivio por necesidad… Nos proporciona trabajo y protección de la deportación”, señaló.

En septiembre de 2017, la administración Trump anunció que finalizaría el programa. En enero, una orden judicial había requerido que el gobierno federal siguiera renovando el estado de aquellos que ya estaban en el programa.

En abril, un juez federal le dijo al gobierno que tenía que seguir aceptando nuevas solicitudes (el fallo fue programado para entrar en vigencia el 23 de julio). Sin embargo, se espera que el Tribunal Supremo decida finalmente su destino más adelante este año.

“Sabíamos que Daca está diseñado para los jóvenes estudiantes, que trabajan muy duro en la escuela y para ayudar en sus hogares… La comunidad sigue luchando para que el programa permanezca”, dijo Ángela Sanbrano, directora de Red Mexicana de Organizaciones y Líderes Migrantes.

Desde enero hasta fines de junio, más de 16,600 personas nuevas fueron aceptadas en el programa, según las solicitudes presentadas antes de que Trump finalizara el programa. Otros 117,400 renovaron su estado por otros dos años.

A más de 820,000 personas se les ha otorgado el estatus Daca desde que el programa comenzó en 2012, y aproximadamente 700,000 están actualmente participando.

Hasta ahora, el Congreso no ha podido llegar a un acuerdo sobre varios proyectos de ley, que le darían a los “dreamers” otra oportunidad de obtener la ciudadanía.

El último proyecto de ley fue una llamada pieza de compromiso, redactada por los republicanos de la Cámara de Representantes, que fracasó abrumadoramente.

Los destinatarios de Daca se opusieron a la legislación, a pesar de que habría otorgado estatus legal a los “soñadores” durante seis años, momento en el cual podrían solicitar una tarjeta verde.

Y es que la legislación rechazada mezcló disposiciones conservadoras que los beneficiarios de Daca se oponen en gran medida, como el financiamiento de un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, y centros de detención, donde se encuentran detenidos inmigrantes indocumentados.

En cambio, los defensores de Daca siguen a favor de una ley de “Clean DREAM”, una medida independiente que eventualmente otorgaría estatus legal a los inmigrantes jóvenes indocumentados después de que cumplan con ciertos requisitos.

Este proyecto de ley no llegó a la Cámara de Representantes a principios de este mes, pero los “dreamers” esperan que pueda resurgir después de las elecciones legislativas de noviembre, cuando nuevos legisladores podrían intervenir con nuevas agendas legislativas.

La representante Elizabeth Esty, demócrata de Connecticut, dijo que aunque los republicanos y demócratas quieren llevar la legislación bipartidista a la Cámara de Representantes, los proyectos integrales de inmigración no llegarán al pleno de los votos bajo el liderazgo republicano, y deberán esperar hasta después del elecciones de mitad de período.

“No soy muy optimista de que veamos un proyecto de ley de ‘dreamers’ directo, y mucho menos un proyecto de ley integral más amplio, pero déjenme ser claro, debemos hacerlo”, dijo Esty.

“Ahora hay una multitud de problemas de inmigración que afectan a este país y no están mejorando con la edad, están empeorando”, agregó.

La gran mayoría de los que están actualmente en el programa, el 80 por ciento de todos los receptores, son de México.

El siguiente grupo más grande proviene de El Salvador, Guatemala y Honduras, con un total de solo 9 por ciento. Más de una cuarta parte son residentes de California y otro 16 por ciento vive en Texas.


Anuncio