Anuncio

A más mujeres trabajadoras se les niega la atención médica por no poder pagarla

(Getty Images)

Líderes y activistas a favor de la salud de la mujer, les hacen un llamado a los gobiernos locales y federales, para frenar el problema de atención médica creciente entre las mujeres de clase trabajadora.

De acuerdo a los organizadores laborales, las disparidades en la atención de la salud apuntan a una falla masiva de la política pública, que daña a todas las mujeres tanto en áreas rurales como urbanas.

“Estas disparidades son impactantes y su importancia es clara”, dice Stan Dorn, miembro principal de Families USA y quien revela que en comparación con los hombres con estudios universitarios, las mujeres de clase trabajadora tienen 3.5 veces más probabilidades de reportar 14 o más días de mala salud.

Casi 1 de cada 5 mujeres de clase trabajadora (19%) experimenta mala salud mental durante al menos dos semanas al mes, en comparación con solo 1 de cada 18 hombres con educación universitaria (6%), enfatiza Dorn, quien reunió las estadísticas para presentarlas ante los políticos.

“Dada la relación bien documentada entre la salud deficiente y las circunstancias sociales y económicas subyacentes, los graves problemas de salud experimentados por las mujeres de clase trabajadora de todas las razas y en todas las áreas geográficas sugieren que estas mujeres enfrentan grandes desafíos”, agrega.

Y es que según las estadísticas recopiladas por Dorn y su equipo, las mujeres de la clase trabajadora tienen una probabilidad de más de tres veces, en comparación con los hombres de no visitar al médico debido al costo.

Lo peor del problema, alega, es que a más de 1 de cada 4 mujeres de clase trabajadora (28%) se les niega atención porque no puede pagarla, en comparación con menos de 1 de cada 12 (8%) hombres con educación universitaria.

Entre las latinas, los problemas de salud física se agudizan, ya que entre el sector trabajador, son aun dos veces más propensas a enfermarse.

“Este informe deja en claro que las necesidades de las mujeres deben ocupar un lugar central en nuestra política de salud nacional y estatal”, dijo Frederick Isasi, director ejecutivo de Families USA.

“Estas mujeres están trabajando arduamente todos los días y están luchando contra una enfermedad a la vez que son la columna vertebral de sus familias y de nuestra sociedad. Podemos y debemos hacerlo mucho mejor como nación”, sostuvo Isasi.

Families USA encargó una investigación original que analizó 20 años de datos de encuestas nacionales, que documentan la prevalencia de problemas de salud graves y las barreras para el acceso a la atención médica.

El informe resultante, Un caso de solidaridad: Desafíos comunes que involucran la salud y la atención médica en lEstados Unidos, muestra que si bien las inequidades en la salud continúan teniendo un gran impacto en las comunidades de color, las mujeres de clase trabajadora, a través de líneas de raza, etnicidad y ubicación geográfica han experimentado graves problemas de salud física y mental a una tasa alta y en rápido aumento.

Las desventajas que enfrentan las mujeres de clase trabajadora (aquellas cuya educación no fue más allá de la escuela secundaria), se destacan más claramente que los hombres con un título universitario, una comparación que resalta el impacto combinado de clase y género.

Durante más de una generación, los problemas de salud de las mujeres de la clase trabajadora han empeorado rápidamente, lo que indica un gran desglose de la política pública de los Estados Unidos.

Este informe innovador es el primer estudio publicado que examina específicamente el estado de salud general de las mujeres de clase trabajadora, en múltiples categorías raciales y geográficas.

A juicio de Dorn, las personas de todos los orígenes y de todas las áreas geográficas en la nación, tienen mucho en común cuando se trata de su estado de salud y el acceso a una atención asequible.

“Y aunque el sistema actual tiene un bajo rendimiento para las personas en muchos grupos demográficos, ahora sabemos que las mujeres de clase trabajadora experimentan desafíos particularmente serios”, dijo Dorn.

Los activistas instan a los funcionarios electos a que se centren en las mejoras de políticas que aborden las inequidades y hagan que el sistema de atención médica funcione mejor para todas las familias.


Anuncio