Anuncio

9 beneficios que caracterizan al proyecto que ofrece la residencia a beneficiarios de Daca y TPS

Varias organizaciones pro-inmigrantes se unierin a las filas de simpatizantes del proyecto de Ley Dream & Promise, una medida que promulga una solución permanente para beneficiarios de TPS y Daca.

Ambos programas fueron cancelados por el gobierno de Donald Trump, y han sido restaurados temporalmente mientras son peleados en las cortes. Sin embargo, el perder estos alivios en cualquier momento tiene a miles de personas en la incertidumbre.

Evelyn Hernández, organizadora de CARECEN y beneficiaria de TPS, señala que es necesario que los legisladores garanticen protecciones permanentes.

“Desde la cruel y racista terminación de TPS por parte de Trump, nuestras vidas han sido acosadas por la desgarradora realidad de estar separados de nuestras familias y nuestros hogares”, dijo la activista.

“Los titulares de TPS solicitan a todos los funcionarios electos, independientemente de la afiliación del partido que apoyen una solución permanente para los titulares”, agrega Hernández.

Martha Arévalo, directora ejecutiva de CARECEN, declara que escuchar las necesidades de las personas directamente afectadas es crucial.

“Queremos asegurarnos de que la legislación sea sólida y que realmente refleje las necesidades de las personas directamente afectadas”, manifestó Arévalo.

“Trabajaremos con funcionarios electos de ambos lados de la isla para garantizar que tengamos éxito en lograr una solución permanente y que los afectados directamente estén involucrados en cada paso del proceso legislativo”, indica.

Lo que debes saber sobre la HR 6

  • Ayudaría a aproximadamente 3.6 millones de “soñadores” con obtener la residencia permanente, incluidos los 800,000 que han sido protegidos de la deportación y se les ha otorgado un permiso de trabajo bajo Daca.
  • Cubriría a los beneficiarios del TPS de la deportación, dándoles la residencia y el camino a la ciudadanía.
  • Permitiría a los titulares de TPS e individuos elegibles para TPS que fueron deportados o que abandonaron voluntariamente el país durante o después del 25 de septiembre de 2016 solicitar el estatus de residente permanente si cumplen con ciertos requisitos, incluido el hecho de haber vivido en Estados Unidos de forma continua durante al menos tres años, y haber sido deportados únicamente porque estaban presentes en el país después del vencimiento de su estado de TPS .
  • También cancelaría los procedimientos de deportación para jóvenes soñadores menores de 18 años si cumplen con los requisitos para el “estado de residente permanente condicional”, excepto que aún no están inscritos en la escuela secundaria o un equivalente.
  • Después de tener una tarjeta verde durante cinco años, se les permitiría solicitar la ciudadanía, al igual que cualquier otro titular de la tarjeta verde.
  • La ley protegería a los que permanecen en Estados Unidos a través de la Salida forzada diferida (DED), que permite que ciertos individuos de países y regiones designados que enfrentan conflictos políticos o cívicos o desastres naturales permanezcan en los Estados Unidos.
  • Los beneficiarios pueden perder el estado de residente permanente condicional en cualquier momento si cometen un delito grave o no cumplen con los demás requisitos establecidos en el acuerdo.
  • De ser aprobado, HR 6 representaría el proyecto de ley de inmigración más generoso desde la “amnistía” de Reagan de 1986.
  • El Proyecto de ley no incluye ninguna disposición para el muro fronterizo de Estados Unidos y México promovido por el presidente Donald Trump.

Aunque la medida fue introducida hace días por la representante Lucille Roybal-Allard, los co-autores incluyen a la presidenta de la Cámara de Representates, Nancy Pelosi, D-Calif., y líderes como Steny Hoyer, D-Md., así como los representantes Nydia M. Velázquez y Yvette D. Clarke, entre otros legisladores.
“Este proyecto de ley es un paso en la dirección correcta. Se deben tomar medidas en el Congreso para resolver la crisis humanitaria creada por la terminación de TPS, Daca y DED por parte del presidente Trump”, sostiene José Palma, de la Alianza Nacional TPS.

“Los 60 comités locales de la Alianza Nacional TPS analizarán la propuesta del proyecto de ley y analizarán el contenido del proyecto, lo que significa para las familias migrantes que viven bajo la administración de Trump, y, en última instancia, adoptarán una posición que sea independiente de los partidos políticos o las políticas internas”, agrega Palma, Coordinador de la Alianza Nacional de TPS.


Anuncio