Anuncio
Share

18,000 personas en California en espera de un riñón, la mayoría latinos: Xenia recibió uno por suerte y amor

Xenia, en mezclilla, abraza a su hermana tras recibir uno de sus riñones.

Xenia, en mezclilla, abraza a su hermana tras recibir uno de sus riñones.

(Selene Rivera)

Alrededor de 18,380 personas en California necesitan un trasplante de riñón. Sin embargo, los latinos son el grupo étnico más grande en la lista de espera, de acuerdo a United Network for Organ Sharing (UNOS).

Xenia Morales se convirtió en esta estadística antes de los 24 años de edad, cuando en el hospital le dieron la noticia.

“De hecho nunca tuve síntomas. Siempre fui una persona saludable hasta que empecé a tener mucho frío, y usar hasta doble pantalón y doble sueter”, dice la joven, ahora 27 años.

Pocas semanas después de su único y extraño malestar, Xenia fue al médico por un control y ahí mismo fue internada de emergencia.

Los doctores le dijeron a su familia que si hubieran actuado horas después, tal vez la joven no hubiera sobrevivido a los altos niveles de toxicidad de su sangre.

Xenia nació prematuramente, y sus riñones no se desarrollaron al 100 por ciento, por lo que habían estado trabajando a su máxima capacidad.

Ahora la única solución era un trasplante, pero la espera de esta parte del cuerpo le tomaría por lo menos siete años, el promedio en la nación.

“Sentía que se me acababa el mundo. No era posible que yo siendo tan saludable ahora dependiera de una donación para vivir. Mi único pensamiento era que me iba a morir”, dice Xenia.

Las estadísticas

En California, las personas de color representan el 80 por ciento de los pacientes que esperan trasplantes.

Según el Instituto Nacional de Salud (NIH), este riesgo se debe en parte a las altas tasas de diabetes y presión arterial alta entre estos grupos raciales.

La población hispana es actualmente el grupo étnico más grande en la lista de espera para un riñón con 8,514 casos.

El grupo se ve afectado desproporcionalmente en comparación con otros grupos raciales: Los asiáticos en espera de riñón por ejemplo, forman 4,175 casos, los anglosajones unos 3,974, los afroamericanos 2,257 mil.

Suerte y amor

Se estima que unas 7,000 personas murieron en el 2016 mientras esperaban un trasplante de riñón, según UNOS.

Algunos pacientes deben dejar de trabajar y suspender otras actividades normales.

Y, en última instancia, la diálisis es solo una solución temporal, no una cura. Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón (NIDDK), la tasa de supervivencia a cinco años para pacientes en diálisis es del 35.8%, en comparación con la tasa de supervivencia a cinco años del 85.5% para pacientes con trasplante.

Al ver la preocupación de la familia y el sufrimiento de Xenia, al atravesar el tratamiento médico que consiste en eliminar artificialmente las sustancias nocivas o tóxicas de la sangre, conocido como diálisis, Nadia pidió que los doctores revisaran si ella podría donarle su riñón a su hermana.

“Xenia siempre ha sido como mi propia hija. Me puse muy contenta cuando me dijeron que yo era candidata perfecta”, dice Nadia, de 31 años de edad.

La donante enfatiza una historia que aun eriza a la familia.

“Cuando era niña, le decía a mi mamá que no quería tomar pastillas. Yo le decía que tenía que cuidar mi riñón… Sin saber que muchos años después se lo iba a donar a mi hermana”, dice Nadia.

Al principio, Xenia estaba renuente con la donación por miedo a la salud futura de su hermana, pero después cedió, y al año ocurrió el trasplante en el Hospital de la Universidad de California en Irvine (UCI), por el doctor Hiro Hito Ichii.

Peticiones con sentido de emergencia

Uttam Reddy, director médico de UCI Kidney and Pancreas Transplant Program, sostiene que en el presente existe una gran demanda de riñones y páncreas.

El doctor Hiro Hito Ichii forma parte de la foto luego de un trasplante exitoso.

El doctor Hiro Hito Ichii forma parte de la foto luego de un trasplante exitoso.

(Cortesia)

A nivel nacional más de 100 mil personas están en espera de un riñón. Por año, solamente ocurren 17 a 19 mil trasplantes en total. Simplemente no hay suficientes donantes.

“Mucha gente no dona por temor a su salud, pero las estadísticas muestras que la gente puede vivir una vida saludable y plena con un solo riñón. En total solo un tercio de trasplantes son de donantes vivos, el resto es de personas que murieron”, dice el doctor.

“Nuestro programa es uno de los más crecientes en California, con el 300 por ciento en los últimos dos años, y más de 100 trasplantes anualmente, la mayoría de gente latina”, señala Reddy.

Por su parte, Xenia le pide a la comunidad que done.

“Tienes que pensar en que puedes ser un héroe para otras personas, puedes brindarle la oportunidad de vivir a alguien más. Mi experiencia es como volver a nacer… Tengo muchos sueños y metas por realizar”, dice la joven.

“Lo extraño es que a Nadia siempre le ha gustado el chocolate, y ahora también yo tengo antojos”, dice entre sonrisas.

Nadie sonríe también y finaliza: “Voy a ayudar a mi hermanita y estar con ella hasta que Dios me lo permita”.


Anuncio