Anuncio

141 años en prisión por rapto y asesinato de bebé de tres semanas de nacida

Anthony Ray McCall recibe castigo en la muerte de menor latina.

Anthony Ray McCall recibe castigo en la muerte de menor latina.

(Cortesia)

Se robó a una recién nacida para entregársela a una amiga que había fingido un embarazo; sin embargo, Anthony Ray McCall terminó matando a la menor de tan solo tres semanas de edad y arrojó sus restos a un basurero en el condado de San Diego.

McCall, de 32 años, ahora recibe una condena de 141 años en prisión, por secuestro y muerte de la pequeña Eliza De La Cruz, así como cuatro cargos de intentos de asesinato.

El sujeto también fue sentenciado a cinco cadenas perpetuas, tras ser declarado culpable a principios de mes.

Según datos de la Procuraduría, el residente de Oceanside planeó el secuestro de la menor junto con su amiga Giseleangelique Rene D’Milian, quien le había mentido a su novio que estaba embarazada de gemelos.

Para esto, D’Milian había estado siguiendo a Jacqueline Honorato, madre de la menor, durante tres semanas.

Un 3 de enero, McCall entró a la casa de Honorato en Long Beach, tomó a la bebé de los brazos de su madre y descargó su arma contra ella, el padre de la menor y un tío, con una pistola que tenía silenciador.

“No pude hacer nada para detenerlo”, dijo Honorato, señalando que ella, trató de perseguirlo sin éxito.

Honorato declaró que pudo escuchar la voz de una mujer diciéndole al bebé: “Soy tu nueva mamá".

La mujer declaró que esa voz era la misma que la de la mujer que se acercó a ella esa tarde, antes del secuestro y que le preguntó qué edad tenía la bebé, y le ofreció llevarla a su casa, pero ella se negó.

Al día siguiente, la bebé fue encontrada en una bolsa de basura de plástico, en un contenedor de basura en Imperial Beach. La menor murió de asfixia, declaró la vicefiscal de distrito, Cynthia Barnes.

Para el 6 de enero, McCall llevó a otra mujer de nombre Hannah Salazar, a un hotel de El Segundo para intentar quitarle a su bebé de cuatro meses de nacido.

La mujer gritó pidiendo ayuda mientras era golpeada con un bate de béisbol y otros huéspedes del hotel le notificaron a la recepción, agregó Barnes.

En su testimonio Salazar dijo que no entendía por qué McCall la atacó.

“Solo quiero saber por qué trató de quitarme la vida e intentó llevarse a mi bebé", añadió la mujer enfatizando que Dios lo juzgaría.

Al sentenciar a McCall, la jueza Judith L. Meyer dijo que lo que había sucedido era “una situación trágica”.

Meyer sostuvo estar preocupada, al escuchar conversaciones en las que se le preguntó a McCall si se le había prometido algo a cambio de sus hechos, citando al acusado diciendo: “Lo hice por mí, por mí, por mi honestamente amigo, lo hice por la pura bondad de mi corazón”.

McCall y D’Milian fueron arrestados en marzo de 2015, por la policía de Long Beach, donde ocurrió el secuestro de De La Cruz.

Por su parte, D’Milian, de 50 años de edad, fue sentenciada a 25 años en prisión por estar involucrada en el robo de la bebé, y los intentos de asesinato involucrados del padre de la menor, su madre y su tío.


Anuncio