Anuncio
Share

Le niegan libertad condicional a Lee Baca y pese a su Alzheimer deberá ir a prisión, dice el juez

Baca se retiró de su puesto en el 2014 después de permanecer en el mismo puesto desde 1998.

Baca se retiró de su puesto en el 2014 después de permanecer en el mismo puesto desde 1998.

(AP)

Un juez federal le negó al ex jefe del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles (LASD), Lee Baca, la libertad condicional y deberá cumplir seis meses en prisión.

Baca fue sentenciado recientemente a seis meses de prisión por cargos federales al hacer declaraciones falsas en relación a una investigación sobre la mala conducta en las cárceles del condado de Los Ángeles.

Hace unos meses, Baca fue diagnosticado con la enfermedad de Alzheimer, por lo que el ex alguacil propuso una sentencia de libertad condicional, alegando que su condición médica y su antigua carrera lo hacen susceptibles al abuso durante la detención.

Sin embargo, los fiscales federales sostuvieron que el ex representante de la ley merece pagar tras la rejas por haber mentido en el 2013, cuando dijo que no tenía conocimiento de que unos agentes del alguacil fueron a la casa de una agente del FBI para confrontarla y amenazarla sobre su participación en una investigación sobre la corrupción dentro del departamento.

Después de la petición de Baca, los fiscales federales escribieron en unos documentos antes de la sentencia, que el hombre de 74 años de edad se encuentra en buena forma física y es “capaz de funcionar en su vida diaria”.

Los documentos agregan que el diagnóstico de Alzheimer tiene “un pronóstico incierto de la rapidez con que se deteriore su función cognitiva”. La carta agrega que “el acuerdo y la condena de seis meses son apropiadas después de tomar en cuenta todos los lados del acusado Baca, incluyendo su crimen, su actual salud”.

Este lunes, el juez federal, Percy Anderson, le dijo a Baca que imponer una pena de seis meses ni siquiera es suficiente para hacerle frente al “abuso grave de la confianza del público”.

Anderson dijo que tal pena “subestima la gravedad del delito” y el daño que Baca causó al participar en obstruir la justicia.

Asimismo, varios activistas declararon que los seis meses en prisión son una burla y la petición de Baca sobre la libertad condicionar es una ofensa a las personas enfermas dentro de la cárcel.

“Cuánta gente hay actualmente en las cárceles del condado con enfermedades mentales”, preguntó David Galindo, miembro de la Red para Detener la Encarcelación.

“A diario y a toda hora, personas con enfermedades entran a esos lugares porque no hay hospital que las atienda 24 horas al día siete días a la semana. Pero claro, como el señor tuvo un puesto poderoso cree que todavía puede hacer de las suyas, ya suficiente suerte tuvo de que solo cumpla seis mese tras las rejas y no más”, agregó Galindo.

Baca se declaró culpable el 10 de febrero después de negar durante años que había jugado
algún papel en el amplio escándalo que tiñó el departamento del Sheriff de Los Ángeles.

“He cometido un error y acepto tener que rendir cuentas”, dijo Baca en una
declaración escrita emitida en las escalinatas de la corte después de una audiencia.

Al declararse culpable, Baca pudo obtener la sentencia seis meses en prisión como parte de un acuerdo entre la fiscalía y el abogado defensor.

A lo contrario, Paul Tanaka, su mano derecha, fue sentenciado el mes pasado a cinco años tras las rejas.

En una entrevista reciente con Ron Gochez, coordinador de Unión del Barrio, una organización contra la brutalidad de los agentes de la ley y a favor del inmigrante, el activista declaró que este favorecimiento sigue demostrando corrupción.

“Baca sigue jugando con la ley, algo que la minoría nunca podría hacer porque lo funden en la cárcel”, dijo Gochez.

Baca debe regresar a corte a una audiencia el primero de agosto, indican documentos de la corte.

Andrés Fuentes, integrante de Interfaith Communities United for Justice and Peace, señaló que no importa cuánto siga corriendo Baca de la prisión, “tarde o temprano va a llegar su día”.

“18 meses van a ser una probadita diminuta de lo que nuestra comunidad experimenta ahí adentro. A estos políticos corruptos no los ponen junto con el resto. Así que no se puede quejar”, dijo Fuentes.


Anuncio