Anuncio
Share

El fiscal general de California acusa a Curacao de supuestas prácticas comerciales ilegales

El procurador general Xavier Becerra, izquierda, habla con Martha Wilson, cliente de la tienda minorista de aparatos electrónicos, Curacao, antes de una conferencia de prensa el viernes en Los Ángeles para anunciar una demanda civil contra esa empresa. (Irfan Khan / Los Angeles Times)

El procurador general Xavier Becerra, izquierda, habla con Martha Wilson, cliente de la tienda minorista de aparatos electrónicos, Curacao, antes de una conferencia de prensa el viernes en Los Ángeles para anunciar una demanda civil contra esa empresa. (Irfan Khan / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Curacao, un minorista de productos electrónicos del sur de California que atiende a principalmente a la comunidad latina, fue acusado de varias prácticas comerciales ilegales en una demanda civil presentada por el estado de California a través del procurador general Xavier Becerra.

Las supuestas prácticas perjudicaron a los consumidores y, en algunos casos, provocaron que los compradores pagaran precios sustancialmente más altos por los productos y servicios que anunciaron, alegó Becerra en una conferencia de prensa en Los Ángeles.

“Se están aprovechando de personas que trabajan muy duro, que no tienen mucho dinero y que creen que obtendrán un trato justo”, dijo Becerra.

Curacao calificó la demanda de “sin fundamento” y dijo que estaba “seguro de que cuando los hechos se presenten ante el tribunal, desmentirán las afirmaciones infundadas y sensacionalistas del fiscal general”.

La cadena de 12 tiendas de Curacao realizó publicidad engañosa y proporcionó “complementos” no deseados, como garantías y servicios de instalación, según la demanda presentada el jueves en el Tribunal Superior del condado de Los Ángeles.

“En algunos casos, Curacao agregó estos artículos sin el conocimiento o sin el consentimiento de los consumidores, o les dijo a los consumidores que los artículos son gratuitos cuando, de hecho, los consumidores pagan por ellos”, alegó la demanda.

La cadena también supuestamente no cumplió con las garantías y devoluciones, y participó en políticas ilegales de cobro de deudas, según la demanda.

La cadena dijo en un comunicado que en una investigación de un año, en la que le dio a la oficina de Becerra pleno acceso a sus tiendas, empleados y registros, “la oficina del fiscal general identificó solo un puñado de incidentes que supuestamente apoyaban sus reclamos” y en cada caso Curazao mostró “que se hizo todo lo que estaba a nuestro alcance para resolver las preocupaciones de los clientes “antes de que la oficina de Becerra se involucrara.

Curacao, con sede en Los Ángeles, tiene nueve tiendas en el sur de California, dos en Arizona y una en Nevada.

La compañía también tiene una agencia de viajes y ofrece servicios financieros y de Internet, incluida la posibilidad de que los clientes transfieran dinero al exterior, según el sitio web de Curacao.

“Al dirigirse a los inmigrantes latinos que carecen de crédito, Curacao atrae a los consumidores a sus tiendas mediante la publicidad de crédito fácil y precios bajos”, dijo la demanda.

“Una vez en la tienda, sin embargo, los consumidores descubren que solo pueden comprar mercancía al precio anunciado si aceptan comprar ‘complementos’ como garantías, servicios de instalación y / o accesorios”, alegó la demanda.

Becerra dijo que Curacao “comercializa activamente sus productos a personas que no tienen mucha experiencia con contratos a largo plazo en la compra de bienes y servicios, y que no tienen mucha experiencia cuando se trata de realizar pagos de crédito”.

“Desafortunadamente, lo que no dicen en sus avisos es que comprar un televisor en su tienda puede ser una pesada carga de deuda que un cliente no esperaba y que no sabía que estaba aceptando”, dijo Becerra.

La demanda busca una orden judicial permanente contra Curazao para detener las supuestas prácticas ilegales, junto con las sanciones y la restitución para los clientes que se determinarán en el juicio.

La demanda no dice cuánto dinero podría estar involucrado en total. Pero Alicia Hancock, una fiscal general adjunta, dijo que “cualquiera que haya comprado una garantía respaldada por Curacao probablemente se haya visto afectada, y eso significaría miles de clientes”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio