Anuncio
Share

Declaran estado de emergencia en California por el mortal brote de hepatitis A

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró el viernes el estado de emergencia debido a un brote de hepatitis A que ha matado al menos a 18 personas en el estado.

La declaración permite a los funcionarios de salud estatales comprar dosis adicionales de vacunas contra la hepatitis A para tratar de detener el brote, que ya es el segundo más grande del país en más de dos décadas.

“Podremos adquirir tanta vacuna como necesitemos”, dijo el doctor Gil Chávez, epidemiólogo estatal del Departamento de Salud Pública de California.

El brote comenzó en la comunidad de personas sin hogar de San Diego a fines del año pasado, pero desde entonces se ha extendido fuera de la región. Los condados de Los Ángeles y Santa Cruz también están experimentando brotes similares.

Hasta ahora, 581 personas en California han enfermado con este virus que afecta el hígado, más de la mitad de los enfermos han terminado en el hospital. El virus es particularmente peligroso y puede ser fatal para las personas que ya tienen otras enfermedades del hígado, como la hepatitis B o C.

Funcionarios federales de salud dijeron la semana pasada que, incluso con los esfuerzos actuales para frenar la propagación de la enfermedad, el brote de California podría durar años.

“Vacunar a las personas con riesgo de exposición es la herramienta más efectiva que tenemos para prevenir la propagación de la hepatitis A”, dijo la doctora Karen Smith, directora de Salud Pública de California.

La vacuna contra la hepatitis A ya se requiere para los niños, pero ahora los funcionarios de salud la recomiendan para personas sin hogar y consumidores de drogas.

“La población en general no tiene un mayor riesgo de infección en este momento”, dijo Chávez.

Funcionarios de salud dijeron el 5 de octubre que el brote podría continuar durante muchos meses, incluso años.

Funcionarios de salud dijeron el 5 de octubre que el brote podría continuar durante muchos meses, incluso años.

(Los Angeles Times)

La hepatitis A se transmite habitualmente a través de alimentos contaminados. El único brote en EE. UU. más grande que el de California en los últimos 20 años, ocurrió en Pensilvania en 2003, cuando más de 900 personas fueron infectadas después de comer en un restaurante, cebollas verdes contaminadas.

Sin embargo, el brote de California se está extendiendo de persona a persona, principalmente entre la comunidad sin hogar. Las condiciones antihigiénicas hacen que el virus tenga más probabilidades de infectar a más personas porque también se transmite a través del contacto con las heces fecales.

Funcionarios de salud estatales dijeron que ya habían distribuido 81,000 dosis de la vacuna este año y que algunos condados habían comprado adicionalmente sus propias vacunas. Pero la declaración de emergencia de Brown les permite comprar más vacunas directamente de los fabricantes para aumentar su suministro, dijo Chávez.

La hepatitis A es particularmente difícil de controlar porque las personas pueden propagar la enfermedad antes de que tengan síntomas e incluso saber que tienen el virus. El virus en sí también es altamente contagioso y puede sobrevivir en el medio ambiente durante mucho tiempo.

Hepatitis A en California

490 casos en el condado de San Diego

71 casos en el condado de Santa Cruz

13 casos en el condado de Los Ángeles

7 casos en otras partes del estado

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio