Anuncio
Share

Las computadoras podrían estar dañando la vista de los niños

La miopía no es reversible ni es curable, pero su progresión puede ser frenada, según expertos.

La miopía no es reversible ni es curable, pero su progresión puede ser frenada, según expertos.

(Los Angeles Times)

Los menores de edad que pasan mucho tiempo frente a la computadora, los televisores y otros dispositivos electrónicos, se encuentran en mayor riesgo de tener problemas con la vista, reveló un estudio de la Universidad de California (USC) y el Instituto Nacional de la Salud.

La investigación también confirmó que la incidencia de la miopía o la visión corta infantil entre niños estadounidenses se ha duplicado en los últimos 50 años, con lo que se les recomienda a los padres de familia permitirle a los menores hacer más actividades a la intemperie.

Los niños de hoy están invirtiendo mucho tiempo en actividades a puerta cerrada; ya sea en sus tabletas, celulares o Ipads, dijo el doctor Rohit Varma, director de del Instituto de la Visión de USC.

“La combinación en jugar en lugares con poca luz, donde los niños se esfuerzan a enfocar su vista en objetos cercanos contribuye a la miopía”, sostuvo Varma.

En resumen, la visión corta es un defecto de refracción o error en el enfoque visual. Las imágenes se enfocan por delante de la retina y no sobre ella, lo que dificulta ver de lejos.

Esta discapacidad a menudo aparece en la infancia y evoluciona hasta los 20 años aproximadamente, señaló el experto.

Según el estudio que recopiló información de unos 9 mil niños de la región de Los Ángeles entre el 2001 al 2011, la incidencia de la miopía infantil está aumentando a un ritmo alarmante, con el doble de casos que hace 50 años.

De acuerdo a la universidad, los hallazgos hacen eco de una “tendencia” preocupante entre los adultos y los niños en Asia, donde el 90 por ciento o más de la población han sido diagnosticados con la miopía, un aumento del 10 al 20 por ciento a comparación de hace 60 años.

Los niños de origen asiático oriental están genéticamente predispuestos a la miopía, pero sus hábitos también pueden aumentar las tasas de miopía aún más. Los niños en China, por ejemplo, pasan hasta 12 horas al día haciendo trabajo de cerca. Por su parte, los menores de Estados Unidos pasan unas nueve horas al día entre dispositivos electrónicos.

El estudio también encontró que entre los menores con más riesgos se encuentran en primer lugar los afroamericanos, seguidos por los asiáticos americanos, los latinos y por último los anglosajones.

La miopía no es reversible ni es curable, pero su progresión puede frenarse, según expertos.

De acuerdo al doctor Varma, se necesitan hacer más estudios para descubrir qué tan dañino es el ambiente y los hábitos de los menores en la progresión de las enfermedades de la vista, ya que no hay horas especificas que muestren límites entre lo sano y lo dañino.

No obstante, “el salir a la intemperie y hacer más actividades físicas es una forma de prevenir la miopía y otras enfermedades de la salud”, dijo Varma.

Asimismo, los expertos alientan a los padres a enseñarle a los menores a descansar la vista cada que usen un dispositivo electrónico, al tomar descansos de la vista cada 20 minutos; ya sea cerrando los ojos o viendo a lo lejos durante 20 segundos.


Anuncio