Anuncio
Share

Venta ambulante podría ser legal para indocumentados en Los Ángeles

El próximo 12 diciembre, el comité va a escuchar la póliza que pide las legalizaciones de las ventas ambulantes y la remoción de delito menores para los vendedores que son arrestados por las autoridades.

El próximo 12 diciembre, el comité va a escuchar la póliza que pide las legalizaciones de las ventas ambulantes y la remoción de delito menores para los vendedores que son arrestados por las autoridades.

(Los Angeles Times)

Dentro de un futuro cercano, podría ser posible que la venta ambulante sea legal si el concilio aprueba una nueva póliza que intenta proteger a los vendedores indocumentados de las leyes actuales que los criminalizan por vender.

La nueva póliza, que se dio a conocer hoy por los concejales Curren Price y Joe Buscaino, también asegura la venta legal para otros ciudadanos de Los Ángeles sin importar su estatus legal.

En una carta dirigida a todos los concejales de la ciudad, Price y Buscaino invitan a los funcionarios a estudiar la póliza que podría afectar a unos 50 mil vendedores ambulantes.

La carta expresa que a pesar de la división y polarización innegables que existen en el país en este momento, hay una característica común que comparten los estadounidenses de todos los géneros, raza, etnia, religión, orientación sexual, identidad de género, estatus migratorio y partido político; “el espíritu empresarial”.

“A una edad temprana, enseñamos a nuestros hijos conceptos como gastos generales, ganancias y pérdidas, alentándolos a vender galletas de Girl Scouts, barras de caramelo y limonada. Sin embargo, si venden alguno de ellos en una acera pública en Los Ángeles, están cometiendo un delito de la misma gravedad que conducir en estado de ebriedad”, sostiene la carta.

“La Ciudad de Los Ángeles tiene una política disfuncional en lo que se refiere a la venta de alimentos y mercancías en las aceras públicas. Somos la única ciudad importante en Estados Unidos que prohíbe la venta de todo tipo, a todas horas, en todas las 10,750 millas de aceras en todas partes de Los Ángeles”, señala la misiva.

Mientras tanto, “los vendedores están siendo acusados de delitos menores por violar esta prohibición”, agrega la misiva que recalca que “la venta en las aceras es una de las maneras más accesibles para comenzar un negocio pequeño, y en una ciudad como Los Ángeles con niveles altos de pobreza y los precios de vivienda por las nubes, deberíamos ayudar a los empresarios que intentan ayudarse y ayudar a sus familias y no arrestarlos”.

Ambos concejales piden “permitir la venta sin regulaciones, sin cualquier reglamento o restricciones” abordando solamente “preocupaciones legítimas como el acceso de los peatones, la basura y la seguridad alimentaria, sin crear una regulación excesiva y el papeleo burocrático que es imposible de cumplir”.

Hasta la fecha, el Comité de Desarrollo Económico ha llevado a cabo tres audiencias y ha solicitado docenas de horas de testimonios orales, comentarios escritos y cartas de los interesados, pero no ha procesado a avanzar el tema.

El próximo 12 diciembre, el comité va a escuchar la póliza que pide las legalizaciones de las ventas ambulantes y la remoción de delito menores para los vendedores que son arrestados por las autoridades.

Para los vendedores ambulantes, esta es una esperanza a su economía actual.

“Hemos pedido la venta legal desde hace muchos años y también desde hace mucho se nos ha criminalizado y se nos ha multado, muchos hemos sufrido la deportación de un ser querido o una amistad por querer trabajar honradamente sin robar a nadie”, dice Alejandra Vega, vendedora de Hot Dogs.

Marcos Cabrera, otro vendedor de perfumes, sostiene que la venta legal les ayudaría económicamente a muchos.

“Unos venden porque no tienen estudios, otros se han quedado sin empleo, otros no tienen documentos legales y les es difícil encontrar trabajo y para otros es lo único que sabemos hacer… cualquiera que sea la situación, queremos trabajo y nada más”, agrega Cabrera.

La póliza de los concejales cuenta con alrededor de 10 reglas, entre estas propone que la ciudad establezca un proceso de permisos que permita la venta estacionaria en zonas comerciales e industriales, con un máximo de dos vendedores por cada bloque, siempre y cuando la ubicación específica permita una adecuada separación entre bancos, paradas de autobuses, gabinetes de servicios públicos y que el negocio adyacente o el dueño de la propiedad haya dado su consentimiento.

Entre otros planes, la póliza pide a la ciudad eliminar todas las penas de delitos menores y, en cambio, establecer una estructura de sanciones graduada que incluya multas, confiscación de bienes y suspensión o revocación de permisos.

Asimismo, la póliza recomienda establecer horas de operación de 7:00 am a 9:00 pm, sin venta permitida durante, una hora antes o una hora después de acontecimientos especiales, incluyendo eventos deportivos y lugares de entretenimiento, y acontecimientos especiales en el derecho de paso público.

La póliza también pide incentivos para que los vendedores ambulantes de comida vendan alimento sano.


Anuncio