Anuncio
Share

En las redes sociales y con mensajes de texto buscan el voto de latinos de la Generación Y

Voluntarios de la organización Yvote se reúnen frente a Inner City Struggle en Boyle Heights. Foto de Art Torres.

Voluntarios de la organización Yvote se reúnen frente a Inner City Struggle en Boyle Heights. Foto de Art Torres.

En Boyle Heights se llevó a cabo una iniciativa coordinada y diseñada para aumentar la conciencia sobre temas importantes de estas elecciones para la “generación Y” o “del milenio”, a días de celebrarse las elecciones del 8 de noviembre.

Durante tres días de esta semana, estudiantes universitarios de toda la ciudad de Los Ángeles donaron su tiempo como voluntarios para ayudar a este grupo sin mucha representación a incorporarse al proceso electoral, con el objetivo de reformular el futuro de California. Los congregó YVote, una coalición de 16 organizaciones con base en la comunidad que trabajó para llegar a los jóvenes votantes a través de mensajes de texto, llamadas por teléfono, captación y contacto por redes sociales.

Los voluntarios se reunieron del martes al jueves en la sede de Inner City Struggle ubicada en la calle Boyle.

“En general nos concentramos en los jóvenes entre 18 y 34 años, haciendo énfasis especialmente en los jóvenes de 18 a 24 años”, dijo Luis Sánchez, director de YVote. “Una de cada tres personas en California pertenece a la generación Y”.

Sánchez, oriundo de Boyle Heights, dice que la generación Y, aquellas personas nacidas entre 1981 y el año 2000, pueden haberse sentido desconectadas en el pasado debido al diálogo político a nivel nacional.

Solo el 24 por ciento de la generación Y habilitado para votar participó en las elecciones presidenciales del 2012, pero Sánchez sostiene que en esta oportunidad esta generación tiene un interés personal mayor por los temas que afectan a su generación que lo que cree el común de las personas.

“Creo que es una generación con el mayor grado de activismo que hemos visto en mucho tiempo”, dice Sánchez.

Jhoana Ascensión, voluntaria de YVote y perteneciente a la generación Y, dijo que se había puesto en contacto con otras personas de su generación porque quería que supieran que estas elecciones no se trataban solamente de elegir a un nuevo presidente, sino que estaban en juego temas locales que los afectaban.

Ascensión, graduada de la Escuela Preparatoria Roosevelt, fue estudiante durante un momento en que las escuelas de California contaban con pocos recursos económicos, un destino que desea ahorrarles al resto de su generación.

“Cuando estudiaba en la preparatoria Roosevelt había muchos recortes de profesores y recursos. Algunas propuestas en la hoja de votación están relacionadas con la educación”, dice Ascensión.

Este fue uno de los motivos que inspiraron a Ascensión a ofrecerse como voluntaria, aunque no fue el único.

“De hecho, yo no puedo votar. Soy indocumentada. Esta es mi manera de asegurarme de que se oiga la voz de mi comunidad”, dice.

Sánchez afirma que YVote comenzó esta campaña para trabajar principalmente con los afro-descendientes, los latinos y los asiático-americanos que han ganado poder de votación, lo que tiene el potencial de cambiar un sistema que en la actualidad no está funcionando para ellos.

“Tienen el poder de afectar a California ya que representan más de 4 millones de posibles votantes en este estado”, afirma Sánchez. “Esta cantidad es numerosa y su energía puede conllevar a algo muy positivo”.

Mynor Godoy, presidente del Consejo de Vecinos de Boyle Heights, fue parte del equipo del Centro de Estrategias de Movimientos de YVote que coordinó el programa Youth Vote (Voto Joven) a nivel local.

“Para mí, muchos de los temas que se están tratando en estas elecciones son muy personales. Desde la vivienda, que es un tema muy importante en Boyle Heights a la reforma de las cárceles y la manera en que funciona nuestro sistema de justicia penal”, señala Godoy.

“Durante mucho tiempo hemos invertido más en las cárceles que en las escuelas”, añade Godoy.

También afirma que estas son las primeras elecciones en que la generación Y puede ayudar a comenzar a revertir esta situación atendiendo las escuelas con recursos insuficientes, el alto índice de abandono escolar y el hacinamiento en las cárceles.

Ascensión lo plantea mejor cuando dice que este esfuerzo se trata de miembros de la generación Y que ayudan a otros de su generación a hacer campaña, y ella siente gran placer al ponerse en contacto con sus compañeros de generación.

“Algunas de las personas con las que he hablado dicen que es la primera vez que van a votar y sienten mucho entusiasmo por hacer oír su voz”, señala Ascensión.

Una de las personas con las que habló no pensaba votar porque sentía gran desilusión con las elecciones presidenciales. Después de hablar con él sobre algunas de las propuestas y sus propias experiencias, Ascensión pudo convencerlo de que votara.

“Al pertenecer a la misma generación, sabía lo que le estaba planteando. Todos sentimos mucha motivación por estar aquí. Realmente queremos que los jóvenes vayan a votar”, dice Ascensión.

Godoy afirma que el evento de tres días en Boyle Heights fue solo una parte de los planes de YVote. La organización continuará trabajando después de las elecciones del 8 de noviembre, hasta que se celebren las elecciones de mitad de período del 2018 en California.

Gus Ugalde es reportero del Pulso de Boyle Heights


Anuncio