Anuncio
Share

Las suspensiones de estudiantes han disminuido en California, pero todavía existe una brecha racial

En el ciclo escolar 2013-2014 hubo menos suspensiones para los estudiantes de todas las razas comparado con los dos años anteriores.

Los estudiantes negros siguen siendo más disciplinados en una tasa mucho más alta que los estudiantes blancos y otros. El seguimiento de quienes se hacen más disciplinados, por qué y con qué frecuencia se ha hecho más prominente en la investigación de la educación en los últimos años, porque la medida es a menudo un indicador de otros resultados. Los investigadores dicen que al sacar a los estudiantes de las aulas, las suspensiones contribuyen a índices de graduación más bajos y a un aumento de encarcelamientos -- y de esta manera, podrían empeorar la diferencia de cómo les va en la vida a los estudiantes de diferentes razas.

Un informe de UCLA publicado el pasado lunes analizó tres años de datos recopilados por el estado desde el año escolar 2011-12. Los datos comparables no están disponibles para los años anteriores, señaló Dan Losen, autor del informe.

Losen reportó los cálculos de suspensiones por cada 100 estudiantes -- en otras palabras, los totales reflejan a los estudiantes que fueron suspendidos una o varias veces. Por cada 100 estudiantes negros hay 25.6 suspensiones -- 19 más que entre los estudiantes blancos. Entre los estudiantes blancos hay 6.5 suspensiones por cada 100 de ellos.

Gran parte de la disminución en suspensiones -- 77% -- proviene de haber reducido las sanciones que se debían a interrupción o rebeldía, mismas que habían sido asignadas por las escuelas. Esa categoría engloba todo, dijo Losen, e incluye “el desafío intencional”, como el interrumpir a propósito a un profesor o el distraer una clase. Sin embargo, también es la categoría más subjetiva y la que conduce a la mayor disparidad racial.

Losen combinó las categorías objetivas más serias – violencia con lesiones, drogas ilícitas o posesión de armas — y encontró que las disparidades raciales son mucho menores que por las suspensiones debidas a rebeldía o interrupción.

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles encabezó el cambio estatal al prohibir las suspensiones por “desafío intencional” en el 2013, diciendo que el alto número de suspensiones fomentaba la disparidad racial en la educación.

Ese cambio afectó el año escolar 2013-2014, pero las suspensiones ya estaban disminuyendo antes de que esto fuera una política, en parte porque el LAUSD llegó a un acuerdo con la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación Federal en el 2011 para reducir la disparidad racial en la disciplina escolar, dijo Losen.

El año pasado, la legislatura del estado siguió el ejemplo al introducir una ley que limita las suspensiones por desafío intencional.

Una preocupación al limitar las suspensiones por problemas de conducta menores es que daría lugar a peores acciones, pero el número de suspensiones por comportamiento violento también ha disminuido, dijo Losen.

No hay información detallada sobre lo que esté ocurriendo a los estudiantes para cambiar el grado de suspensiones, dijo Losen. Algunos distritos están utilizando prácticas de justicia restaurativa, las cuales podrían ser difíciles de implementar de manera efectiva.

El capacitar a los profesores a reconocer sus prejuicios implícitos y a disminuir las situaciones en las aulas también podría ser útil, dijo Losen.

El siguiente paso para Losen es analizar los efectos a largo plazo de la reducción de suspensiones para ver si aumentan los índices de graduación; si son pocos estudiantes los referidos a organismos encargados de la aplicación de la ley y si esto incrementa el rendimiento académico.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Traducción: Diana Cervantes


Anuncio