Anuncio
Share
Local

L.A está viviendo una nueva segregación y la mayor razón se debe a los blancos

educacion

Padres acompañan a su hija a su primer dia de clases en el kinder  en Telesis Academy en West Covina el 17 de agosto del 2015  (Los Angeles Times).

Algunos de los barrios y ciudades que recientemente han vivido el cambio hacia una mayor integración en Estados Unidos están en camino de ser nuevamente segregados. En Los Ángeles, esto significa barrios donde los latinos y los asiáticos ahora conviven con vecinos negros o blancos que son menos que hace 10 o 20 años.

En la investigación que llevé a cabo con Siri Warkentien, otro sociólogo, utilizamos los datos de  una estadística y del censo para identificar los cambios más comunes en la composición racial en 10,681 barrios del área metropolitana de Los Ángeles, Houston , Chicago y Nueva York, en algunas areas comenzaron desde 1970. Ese punto de partida corresponde a la aplicación de la Ley de Vivienda Justa federal de 1968, que protege a los compradores e inquilinos de la discriminación al momento de elegir en dónde quieren vivir.

Covina, a 22 millas al este del centro de Los Ángeles, ofrece un ejemplo de una ciudad en riesgo de resegregación. A partir del 2014 los blancos representan alrededor del 26 % de Covina y los latinos alrededor del 57 %. Normalmente consideramos barrios con al menos 10 % de cada grupo para ser integrado racialmente. Pero la mezcla se desmorona. Los Latinos constituyeron el 13 % de los residentes de Covina en 1980, 26 % en 1990, 40 % en 2000, y el 52 % en 2010. Cuatro años más tarde, de acuerdo con la estimación del censo más reciente, la población latina ha crecido en cinco puntos porcentuales más. En 2025 , Covina probablemente sea una mayoría latina.

Algo similar ocurrió en las cercanías de Norwalk. En 1990, poco menos de la mitad de sus residentes eran latinos y cerca de un tercio eran blancos (no muy diferente de lo que ahora es Covina). Para el año 2014, los latinos representaban el 70 % de los residentes y los blancos 11 %.

Los datos muestran que a grandes porciones del sur y el este de Los Ángeles estaban migrando de ser poblaciones mixtas a convertirse en poblaciones de una sola raza. Y el cambio no sólo ha ocurrido en áreas que anteriormente eran blancas. Una de las trayectorias que hemos identificado siguió un patrón similar en los barrios que antes eran negros. En 1980 los residentes de Compton eran casi tres cuartas partes negro; en 1990, la mezcla fue de alrededor del 52 % negro y 43 % latinos; en 2014, dos tercios eran Latinos. Tal crecimiento de los latinos lento pero constante se puede comprobar en el 46 % de los barrios que se analizaron en la región metropolitana de Los Ángeles.

¿Qué es lo que está causando el cambio de poblaciones mixtas a poblaciones de una sola raza?

La inmigración es un factor obvio. El aumento de la población latina en Los Ángeles después de las leyes de inmigración se cambió en 1965 para fomentar la reunificación familiar. Esa población se vio reforzada por un aumento constante de inmigrantes mexicanos desde mediados de los años 1990 hasta la recesión. Los latinos recién llegados, al igual que todos los grupos de inmigrantes, tienden a encontrar una vivienda en los barrios en donde viven sus paisanos.

Nuestra investigación encontró que este proceso está ocurriendo nuevamente en el sur de California, pero esta vez entre inmigrantes procedentes de Asia, el origen del mayor número de recién llegados de Estados Unidos ahora. Por ejemplo, la proporción de la población asiática en Cerritos aumentó del 44 % en 1990 al 58% en 2000 al 62% en 2014. Parece estar siguiendo un camino hacia la segregación asiática al igual que Covina que está en camino a la segregación Latina.

la segregación de Asia al igual que Covina está en el camino a la segregación Latino.

La preferencia blanca es otro factor importante que contribuye a explicar resegregación.

Nuestro modelo mostró que, en términos generales, durante la década de 1980, los blancos dejaron de huir de los barrios que se estaban formando. Pero entonces - más que cualquier otro grupo racial - cuando los blancos se mudaron eligieron nuevos barrios con vecinos de su misma raza.

En otras palabras, los latinos se trasladan a una zona que no haría que la mayoría de los blancos salieran. Pero la perspectiva de tener vecinos latinos podría ser suficiente para evitar que los blancos se muden a un barrio. (Los blancos se están mudando a un tipo de barrios integrados: los que se están gentrificando como el centro de Los Ángeles, pero a muchos menos vecindarios gentrificados con población segregada).

Durante un tiempo, lugares como Covina y Norwalk permanecerán integradas. Pero a medida que los blancos en estas áreas crecen y mueren, el resultado es claro. Tenga en cuenta los patrones de edad: En Covina, 22% de los blancos tienen 65 años o más; sólo el 14% son menores de 18. Entre los latinos en Covina, 6% tiene 65 o más; 32% son menores de 18 años.

La segregación sin embargo, es inevitable. Nuestro modelo estadístico encontró que en el 20% de los barrios de L.A. que examinamos, los blancos, los negros, los latinos y los asiáticos han estado viviendo juntos durante 10 a 30 años, y la población de ninguno de los grupos está cambiando ni más rápido ni más lento que otro. De hecho, entre L. A., Houston, Chicago y Nueva York, Los Ángeles tiene la mayor proporción de estos barrios de tipo “quadrivial”.

Hay maneras de fomentar la integración. El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano ha dado un paso positivo en esta dirección exigiendo a todos los beneficiarios de las subvenciones que muestren como van a promover la integración, aunque el Congreso amenaza con deshacer esta regla. A nivel local, la inversión en la infraestructura de barrios, especialmente en las escuelas, atrae a diversos residentes y promueve la integración. También hay una nueva investigación que muestra que los blancos están optando por los barrios con población de su misma raza no sólo a causa de los prejuicios o de la aversión, sino porque no conocen zonas más mixtas. En un estudio realizado por separado sobre los residentes del área de Chicago, por ejemplo, los blancos eran de 2 a 6 veces menos propensos que los latinos de saber siquiera sobre los barrios latinos.

Debido a que gran parte del cambio en la integración se basa en las decisiones de los blancos acerca de dónde se mudaran, el futuro de los patrones demográficos de Los Ángeles están en sus manos. Si los blancos hacen su tarea, y se obtiene más información sobre los barrios que ahora no les son familiares, pueden hacer de L. A. un ejemplo para la nación de cómo crear la integración en el siglo 21. De lo contrario, a sabiendas o no, que pueden reproducir problemas de segregación racial para el futuro.

Michael Bader es professor asistente de sociología y becario del Centro de Políticas Metropolitanas y está afiliado al Centro de Salud, Riesgo y Sociedad en la Universidad Americana en Washington.

 Siga la sección de Opinion en Twitter en @latimesopinion y Facebook

Traduccion: Diana Cervantes

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio