Anuncio
Share

Finalmente California puede gastar millones en dólares federales en algo más que tutores ineficaces

Miembros del Congreso, líderes de la educación y estudiantes aplauden después de que el presidente, Barack Obama, firmo en Washington D.C, en diciembre pasado la ley Every Student Succeeds Act. (Chip Somodevilla / AFP/Getty Images)

Miembros del Congreso, líderes de la educación y estudiantes aplauden después de que el presidente, Barack Obama, firmo en Washington D.C, en diciembre pasado la ley Every Student Succeeds Act. (Chip Somodevilla / AFP/Getty Images)

A partir del próximo año, California y otros siete estados tendrán más control sobre cómo gastan los millones de dólares federales vinculados a un programa de tutoría cuestionable.

Bajo el gobierno de George W. Bush, la ley No Child Left Behind, requería que las escuelas que servían a altas concentraciones de estudiantes pobres y que fueron clasificadas como de bajo rendimiento durante varios años debían separar dinero para tutoría, conocido como “servicios educativos suplementarios”.

Entre el 2011 y 2014, California gastó $507 millones de dólares en estos programas, pero el Departamento de Educación de California recibió regularmente quejas que alegaban que las compañías de tutoría proporcionaron poca información sobre el progreso académico de los estudiantes, fabricó facturas y mintió sobre la inscripción y la información de asistencia.

“Tenemos muy pocos criterios a seguir para negar tutoría a las personas”, recordó el presidente de la Junta de Educación de California, Mike Kirst. “No hemos podido hacer una evaluación de su eficacia”.

Los estados ahora tendrán más libertad de acción en el uso del dinero de tutoría, de acuerdo a la orientación que el gobierno federal envió la semana pasada.

El beneficio inesperado en California es de aproximadamente unos $233 millones para el año escolar 2016 a 2017 - Este año, el estado gastó $ 222 millones en los programas de tutoría y $ 11 millones de dólares en transporte para que los estudiantes llegaran a las sesiones de tutoría.

El Estado aún no ha trabajado en los detalles sobre cómo gastará los ingresos extraordinarios de tutoría, dijo el portavoz de la agencia de la educación de California, Bill Ainsworth.

Kirst dijo que California está en espera de más detalles por parte del gobierno federal.

Los estados pueden dejar los programas de tutoría sí “desarrollan e implementan un plan de transición de un año”, para asegurar que los distritos escolares proporcionan a los estudiantes elegibles “apoyo alternativo”, según la funcionaria del Departamento de Educación de EE.UU. Ann Whalen. Actualmente, todos los estados excepto California, Nebraska, Iowa, Washington, Dakota del Norte, Montana, Vermont y Wyoming han recibido exenciones de algunas de las restricciones de la No Child Left Behind, incluyendo la provisión de tutoría.

“Esta decisión es una gran victoria para nuestros estudiantes más vulnerables”, dijo el superintendente de Instrucción Pública del Estado, Tom Torlakson, en un comunicado. “Mejorará el aprendizaje y la enseñanza al permitir que los distritos puedan establecer más fácilmente tutorías y programas de intervención académica que sean más eficaces y accesibles. ... Los distritos saben mejor cómo servir a sus propios estudiantes”.

Bajo la ley anterior, los servicios de tutoría promoverían su función a los padres y los distritos tendrían que contratar con ellos. Pero, de acuerdo con el estado, la investigación de las quejas ataron al personal durante meses o años.

A finales de 2015, el presidente Obama firmó Every Student Succeeds Act, un reemplazo bipartidista a la poco popular No Child Left Behind.

La nueva ley no incluye los requisitos de tutoría de su predecesor.

Mientras la No Child Left Behind fue agraviada porque obligaba a las pruebas estandarizadas y se usaban los resultados para evaluar a las escuelas, la ley Every Student aún requiere de pruebas, pero permite a los estados, dentro de las limitaciones, construir sus propios sistemas de calificar a las escuelas.

Hasta que Every Student law entre en vigor en 2017-18, la nueva guía permitirá a los distritos escolares de California que elijan cómo gastar unos cientos de millones de dólares para apoyar a los estudiantes con dificultades.

joy.resmovits@latimes.com

Twitter: @Joy_Resmovits

Traducción: Diana Cervantes.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio