Anuncio
Share

El sindicato de maestros asegura que luchará contra los enemigos de las escuelas públicas

El Presidente del sindicato de maestros de Los Ángeles, Alex Caputo–Pearl, saluda después de una conferencia de prensa realizada en 2014 para pedir clases más pequeñas, escuelas con personal completo y una paga más alta para los educadores. El miércoles pasado, el sindicato ganó una elección interna para aumentar las cuotas y alcanzar estos objetivos (Wally Skalij / Los Angeles Times).

El Presidente del sindicato de maestros de Los Ángeles, Alex Caputo–Pearl, saluda después de una conferencia de prensa realizada en 2014 para pedir clases más pequeñas, escuelas con personal completo y una paga más alta para los educadores. El miércoles pasado, el sindicato ganó una elección interna para aumentar las cuotas y alcanzar estos objetivos (Wally Skalij / Los Angeles Times).

La protesta surgió de los líderes del sindicato de maestros de Los Ángeles: necesitamos más dinero para luchar contra las fuerzas ricas y poderosas que quieren hacerse cargo de las escuelas públicas.

Los miembros respondieron aceptando un incremento de sus cuotas anuales de aproximadamente un tercio, a $1,000 al año.

El aumento fue aprobado por el 82 % de quienes votaron, según declaraciones de Maestros Unidos de Los Ángeles (UTLA, por sus siglas en ingles), que sumó los votos el pasado miércoles.

El presidente del sindicato, Alex Caputo-Pearl, afirmó que se necesita el dinero adicional para luchar contra los oponentes bien financiados, incluidas las fundaciones y organizaciones filantrópicas que tienen mucho dinero y que han tratado de reducir las protecciones laborales de los maestros, limitar la recaudación de fondos del sindicato y estimular el crecimiento de las escuelas autónomas no sindicalizadas.

“Como son multimillonarios, están intentando golpear a los sindicatos. Nuestro voto envía una señal nacional de que los educadores están dispuestos a invertir más en ellos, para luchar por la justicia educativa”, dijo Caputo-Pearl en una entrevista.

En su argumento le recordó a los miembros acerca de la propuesta que existe para que, en los próximos ocho años, la mitad de los estudiantes del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles se inscriban en escuelas charter o autónomas. El destino de esa propuesta, desarrollada por la Fundación Eli y Edythe Broad, con sede local, aún es incierto. Sin embargo, las escuelas autónomas siguen creciendo; el LAUSD tiene el mayor número de planteles de este tipo de la nación.

Las escuelas charter son operadas de manera independiente y están exentas de algunas normas que rigen para las escuelas tradicionales. Los sindicatos y otros de sus críticos afirman que las charter inscriben a un número muy reducido de estudiantes con dificultades de aprendizaje, problemas de conducta, falta de fluidez en inglés u otros problemas, y que, por lo tanto, resultan más difíciles o más costosos de educar.

Pero las escuelas autónomas han tenido éxito entre muchas familias.

Sin embargo, para que el sindicato pueda hacer valer sus objeciones debe hacer algo más que unir a los maestros en torno a lo que es bueno para ellos, expresó el profesor de educación de UCLA John Rogers. “Ellos también necesitan crear relaciones profundas y permanentes entre los maestros y las comunidades a las que sirven”, aseguró. “Y necesitan impulsar condiciones que mejoren el bienestar y el desarrollo de los jóvenes, dentro y fuera de las escuelas”.

Mucho antes de la votación, UTLA utilizó una donación realizada –por única vez- proveniente de los sindicatos afiliados, para contratar a un director de organización, investigador, especialista en asuntos comunitarios y organizador de campo.

Tales recursos ayudaron a que el sindicato ganara un acuerdo de contrato favorable, incluyendo un aumento del 10%, aseveró Caputo-Pearl. El dinero de las cuotas más altas permitirá que el sindicato mantenga a sus trabajadores y pueda añadir más personal.

UTLA está a punto de entrar en negociaciones con el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles sobre el tamaño de las clases y la cantidad de enfermeras y consejeras que deben tener las escuelas. También está en discusión la forma en la que se evaluará a los maestros.

La mayor parte de los 32,000 miembros del sindicato son maestros, pero UTLA también representa a enfermeras, consejeros y psicólogos de escuelas.

El número de votantes, poco más del 50%, fue alto y podría reflejar, en parte, el aumento del número de maestros que votaron en línea. La votación también dio al sindicato, por primera vez, la autoridad de cobrar el coste a los miembros cuando los sindicatos afiliados, tales como la Asociación Nacional de Educación, eleven las tasas que cobran a UTLA.

Twitter: @howardblume

Traducción Diana Cervantes

Nota del Editor: Los Angeles Times recibe fondos para su iniciativa digital La educación cuenta del California Endowment, la Wasserman Foundation y la Baxter Family Foundation. La California Community Foundation y la United Way of Greater Los Angeles administra los fondos de la Broad Foundation que apoya este esfuerzo. Bajo los términos de los fondos, Los Angeles Times mantiene el control completo del contenido editorial.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio