Condado de Orange: El hallazgo de policía mexicano con drogas agudiza las críticas a ley santuario

Condado de Orange: El hallazgo de policía mexicano con drogas agudiza las críticas a ley santuario

El hallazgo de un mexicano con 50 libras de metanfetamina en el condado de Orange, y quien dijo ser policía, agudiza las críticas contra la ley santuario que protege a los indocumentados en California.

El Departamento del Sheriff de la localidad confiscó la droga el martes tras una parada de tráfico en la autopista 5 entre los condados de Orange y San Diego.

Miguel Patrón, de 41 años y residente Ensenada, se encontraba nervioso al momento de la detención y se le pidió revisar el vehículo.

Se llamó a un perro detector de drogas y se encontró metanfetamina en un compartimento oculto, por lo que fue arrestado y trasladado a la cárcel del condado de San Diego.

Hasta el momento, las autoridades han dicho que no van a revelar más información porque esta es una investigación en curso.  

No revelaron si en realidad Patrón es agente de policía, ni de dónde provenía la droga o para quién era, solo sostienen que una vez tengan más información así como cargos formales, se revelará el informe públicamente.

Para los activistas a favor de la inmigración, el hallazgo es una desgracia especialmente en una comunidad que se encuentra en el ojo del huracán tras planear el aumento de la cifra de camas para detenidos indocumentados.

El condado de Orange también ha sido duramente criticado por el voto de los supervisores, en marzo, a favor  de unirse a una demanda de la administración Donald Trump contra la ley santuario.

Saúl Martínez, activista comunitario en Santa Ana, es uno de decenas de manifestantes que regularmente asiste a la reunión de la junta de supervisores.

“Es una pena lo que encontraron las autoridades. La realidad es que una persona no representa los millones de inmigrantes que llegamos a este país para trabajar y salir adelante de forma digna”, dice Martínez

“Los políticos y sheriff del condado tienen una razón más para hacer su caso en la corte en contra de la ley santuario. Los racistas y prejuiciosos tienen una razón más para seguir pensando que somos criminales”, agrega.

El Condado de Orange es el tercer condado más poblado de California, con 3.2 millones de habitantes.

Para Manuel Villegas, miembro del grupo Inmigrantes Unidos, “este es un caso aislado”.

“La comunidad inmigrante en el condado de Orange seguirá luchando por los que trabajamos y nos adaptamos a las reglas de este país”, sostienes.

Al otro lado de la moneda, algunos residentes en contra de la inmigración indocumentada alegan que el caso de Patrón es uno de muchos que quedan impunes

“Este es ejemplo que tenemos para pedir que las leyes se apliquen contra aquellos que cruzan la frontera burlándose de las leyes desde el primer momento que pisan este país de forma ilegal. La ley santuario ayuda a estas personas que no tienen derechos a estar aquí”, dice Pam Johnson, activista local.

Al igual, Albert Williams, otro activista a favor de la demanda contra la Ley Santuario, indica que “lo mejor es seguir las leyes federales al pie de la letra para que los criminales no se infiltren y contaminen a nuestros jóvenes con drogas”, sostiene Williams. “La ley Santuario va a continuar atrayendo a muchos criminales a California”, agrega.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°