Anuncio
Share

Compañía agrícola afirma que trabajadores no quieren afiliarse a sindicato

Campesinos se revelan contra empresa.
(JOE KLAMAR / AFP/Getty Images)

LOS ÁNGELES.- La empresa agrícola de California Gerawan Farming negó este jueves las acusaciones en su contra vertidas esta semana por la Unión de Campesinos (UFW, en inglés) y señaló que sus trabajadores hispanos se han opuesto a la afiliación sindical e incluso han protestado contra el intento de ser “obligados” a formar parte de este grupo.

“Las más grandes demostraciones en la historia laboral se han realizado en nuestras instalaciones y han sido de trabajadores protestando, no contra la empresa sino contra la UFW”, señaló Dan Gerawan, copropietario de Gerawan Farming.

El pasado martes, durante los actos programados con motivo del aniversario del nacimiento de César Chávez, la UFW denunció que la firma agrícola ha impedido “con tácticas intimidatorias” y la creación de un “ambiente hostil” que sus empleados se afilien a este sindicato campesino, fundado en 1962 por Chávez y Dolores Huerta.

No obstante, Gerawan aseguró que son los mismos trabajadores de esta empresa con sede en Fresno, California, quienes se niegan a pertenecer a la UFW y a pagar las cuotas de afiliación sindical, que ascienden a un 3 % de sus ingresos.

“Nuestros empleados votaron hace más de un año. Si el sindicato quiere honrar a César Chávez, respetaría el derecho de estos trabajadores de elegir si quieren ser representados o no”, afirmó el empresario.

Los trabajadores de Gerawan Farming “han estado ganando los mejores sueldos de la industria por muchos años”, mientras que la UFW “ha perdido 20 % de su membresía y tiene gastos mayores que sus ingresos por más de 1 millón de dólares”, manifestó.

Según recalcó el copropietario de la firma, una de las más grandes cultivadores de frutas y uvas de la nación y que comercializa sus productos a través de la marca Prima, el sindicato reapareció en la empresa en 2012 cuando reclamó un contrato laboral firmado 20 años atrás.

De acuerdo a UFW, la empresa californiana se ha negado a ejecutar las medidas de compensación justa y un trato no discriminatorio hacia sus trabajadores, contemplado en un acuerdo sindical de 2013 que fue emitido por un mediador neutral y el estado de California.

“La empresa basada en Fresno, con más de 5.000 trabajadores, está evitando ilegalmente pagar millones de dólares en incrementos de salarios y otros beneficios al negarse a cumplir el contrato sindical”, señaló Arturo Rodríguez, presidente de la UFW.

El ejecutivo denunció por su parte que “es la primera vez en la historia de California, y posiblemente de los Estados Unidos, que el gobierno va a tratar de imponer un contrato a unos empleados y a un empleador”.

“Este es un tema de conflicto de derechos civiles de trabajadores agrarios latinos que quieren tener sus derechos y nosotros apoyamos esos derechos”, resaltó Gerawan.


Anuncio