Anuncio

Emiten alerta por casos de tos ferina entre adolescentes del Sur de California

(Getty Images)

En sus primeras etapas, la tos ferina no parece ser algo más que un resfriado común, pero de ser detectada más tarde puede causar una tos violenta y rápida, que se repite una y otra vez hasta que no queda aire en los pulmones.

Este es motivo por el cual funcionarios de salud están monitoreando grupos de casos contagiosos de tos ferina en adolescentes de todo el condado de Los Ángeles, en el que se incluye el Valle de San Fernando.

Según el Departamento de Salud Pública del Condado de L.A., el número de casos en general no ha aumentado en los últimos cinco años, pero tres grupos de casos entre niños de 11 a 18 años, que comparten aulas y viajes compartidos han alarmado a los funcionarios.

Por esa razón, se le ha pedido al Departamento de Salud a emitir una alerta de salud a los pediatras en California.

Por ejemplo, la escuela Harvard-Westlake ha tenido 30 casos desde noviembre y recientemente envió un aviso a los padres sobre el brote, según The Hollywood Reporter.

La agencia de salud pública dijo que había tres grupos en diferentes áreas del condado, con una mediana de 17 casos por grupo, pero no especificó ubicaciones.

La oficina de salud de la comunidad de Harvard-Westlake ha estado coordinando directamente con el Departamento de Salud Pública, sobre los pasos que se están tomando para prevenir una mayor propagación de la enfermedad, de acuerdo con a un portavoz de la escuela.

“Hemos estado haciendo todo lo que podemos... Estamos tan molestos y preocupados por nuestros niños que contraen tos ferina como cualquier otra persona”, dijo Ari Engelberg, portavoz de la escuela.

Esas medidas adicionales incluyen enviar a los estudiantes a casa cuando exhiben cualquier síntoma de la enfermedad, que puede parecerse a la gripe, y la dirección padres para hacerles a sus hijos el test para la tos ferina antes de permitirles volver a la escuela.

La tosferina (tos convulsa) puede enfermar de gravedad a bebés, niños, adolescentes y adultos. Los síntomas de la tosferina por lo general aparecen dentro de los 5 a 10 días después de estar expuesto a la enfermedad, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Algunas veces pueden pasar hasta tres semanas antes de que aparezcan los síntomas.

Los primeros síntomas pueden durar de una a dos semanas y suelen incluir moqueo, fiebre baja (generalmente mínima durante todo el curso de la enfermedad), tos leve ocasional y apnea: una pausa en la respiración (en los bebés).

Después de una a dos semanas, y a medida que la enfermedad evoluciona, pueden aparecer los síntomas típicos de la tosferina. Estos incluyen paroxismos (accesos) de mucha tos rápida seguida de un sonido de respiración forzada y de alta frecuencia (whoop).

Además, se presenta el vómito durante o después de los accesos de tos y el agotamiento.

En los primeros días de la enfermedad los antibióticos pueden reducir los síntomas. Sin embargo, si el diagnóstico se realiza tarde, los antibióticos no serán tan efectivos.

Los funcionarios de salud pública han aconsejado a los proveedores de atención médica que consideren la tos ferina en cualquier persona que tenga tos persistente y reporten los casos dentro de un día sin esperar la confirmación del laboratorio.


Anuncio