Anuncio
Share

Carreteras deficientes y congestionadas le cuestan casi $3,000 anuales a los conductores del área de Los Ángeles

(AP)

Las carreteras y puentes que tienen deficiencias estructurales, que están congestionadas o que carecen de características ideales de seguridad le cuestan a los motoristas de California cerca de 56,300 millones de dólares anualmente, es decir, 2,826 dólares por conductor al menos para el área urbana que compone la zona de Los Ángeles, Long Beach y Santa Ana, de acuerdo a un reporte divulgado hoy por la organización TRIP.

Más de 14,000 personas perdieron la vida a causa de accidentes de autos entre el 2010 y e 2014.

De acuerdo al estudio de esta organización con sede en Washington, estos costos se deben al alto costo del mantenimiento de los vehículos, a los accidentes automovilísticos y a los retrasos que se experimentan por los congestionamientos vehiculares.

Sin embargo, el reporte aclara que un incremento en la inversión en proyectos de mejoramiento de transporte a nivel local, estatal y federal podría aliviar el impacto económico que genera los congestionamientos vehiculares. Estos deberían incluir el mejoramiento de carreteras, puentes y medidas de seguridad para que sean pilar fundamental del desarrollo económico de California.

El reporte de TRIP, titulado “El Transporte en California por números: Reconociendo las necesidades del estado por una movilidad más segura, regular y eficiente” encontró que en todo California el 37 por ciento de las carreteras que reciben mantenimiento local o del estado están en pobres condiciones.

Además uno de cada cuatro puentes tiene deficiencia estructural o está obsoleto funcionalmente.

Las carreteras estatales en áreas urbanas están cada vez más congestionadas con conductores consumiendo cada vez más tiempo para conducir y para pagar por combustible.

Más de 14,000 personas perdieron la vida a causa de accidentes de autos entre el 2010 y e 2014.

En el área de Los Ángeles-Long Beach-Santa Ana, el manejar y las deficiencias le cuestan $2,826 por año a los conductores debido a los costos extras de mantenimiento de sus autos, debido a las condiciones antes descritas de las carreteras y puentes.

El análisis de TRIP encontró además que el 83 por ciento de todas las carreteras en el área de L.A, Long Beach y Santa Ana están en condiciones tan deplorables que el costo promedio por motorista es de $892 cada año.

“Este es un problema que no puede arreglarse por sí solo. La única solución real es hacer una prioridad la inversión en nuestra infraestructura de transporte” ,dijo Michele Martínez, concejal de la ciudad de Santa y presidente de la Asociación de Gobiernos del Sur de California (SCAG). “Como región y como estado necesitamos hablar con una voz unida para asegurarnos que este mensaje sea escuchado”.

El SCAG recientemente aprobó una estrategia conocida como Plan Regional de Transporte/Comunidades Sostenibles 2016-2040, que identificó que se necesitan 556,000 millones de dólares para realizar dichas mejoras a la infraestructura vial de la región que abarca los seis condados y para los siguientes 25 años

“El reporte de TRIP confirma lo que todos en California sabemos: el sistema de transporte en el estado está en mal estado”, dijo Will Kempton, director ejecutivo de Transportation California. “Ya se les pasó el tiempo a nuestros oficiales electos en Sacramento para hacer algo y solucionar este problema”.

La congestión vehicular en el área de Los Ángeles se está empeorando, causando unas 80 horas anuales para los motoristas solo en retrasos durante su viaje y que le cuesta a cada conductor unos $1,711 anualmente en tiempo perdido y en el costo del combustible.

Del 25 por ciento de los puentes de California que muestran deterioro, el 8 por ciento son considerados deficientes y un 17 por ciento es considerado obsoleto en términos de funcionamiento.


Anuncio