Anuncio
Share

Reconocen el esfuerzo de líderes para traer justicia a el área contaminada por la planta Exide

El presidente encargado del Senado de California, el hispano Kevin De León, destacó la importancia del activismo de los líderes comunitarios y señaló igualmente que "los fondos proveen un vital enlace comunitario para asegurar que las familias, particularmente los niños, sean examinados lo más pronto posible".

El presidente encargado del Senado de California, el hispano Kevin De León, destacó la importancia del activismo de los líderes comunitarios y señaló igualmente que “los fondos proveen un vital enlace comunitario para asegurar que las familias, particularmente los niños, sean examinados lo más pronto posible”.

Legisladores hispanos de California reconocieron el viernes los esfuerzos de líderes comunitarios que mantuvieron la presión para que el gobernador Jerry Brown aprobara una millonaria partida para descontaminar unas 10.000 propiedades cercanas a una planta de reciclaje de baterías.

En una rueda de prensa realizada en la Iglesia de La Resurrección en la ciudad de Vernon, al este de Los Ángeles, los legisladores reconocieron el trabajo de activistas, como monseñor John Moretta, quienes lograron que el gobernador solicitara una partida de 176,6 millones de dólares para agilizar la descontaminación de la zona residencial, de mayoría hispana, cercana a donde operaba la planta de reciclaje de baterías Exide Technologies.

La financiación buscará la revisión y limpieza de viviendas, parques, escuelas e iglesias de una área de 1.7 millas del lugar donde funcionaban las instalaciones.

El presidente encargado del Senado de California, el hispano Kevin De León, destacó la importancia del activismo de los líderes comunitarios y señaló igualmente que “los fondos proveen un vital enlace comunitario para asegurar que las familias, particularmente los niños, sean examinados lo más pronto posible”.

“Los más marginados y vulnerables, las familias trabajadoras con niños que viven cerca de esta planta Exide, recibirán exámenes tan pronto como sea posible, para mitigar los daños que ha causado esta contaminación”, aseguró De León.

El senador anunció que la próxima semana presentará conjuntamente con el presidente electo de la Asamblea, Anthony Rendón; el senador estatal Ricardo Lara, y los asambleístas Cristina García y Miguel Santiago, “una legislación de urgencia para facilitar la entrega de los fondos”.

El proyecto de ley también buscará, “trabajar de cerca con la administración en alcance comunitario para determinar el riesgo y llevar a cabo la limpieza lo más rápidamente posible”.

Los legisladores hispanos que apoyan la iniciativa también estuvieron presentes en la reunión junto con la supervisora del condado de Los Ángeles, Hilda Solís.

La supervisora, cuyo distrito incluye áreas afectadas por la contaminación por plomo debido a las operaciones de la planta de reciclaje de baterías, recalcó que en el futuro surgirán problemas de salud de residentes que habrá que enfrentar.

Solís mencionó que resultarán personas afectadas con inhabilitaciones de desarrollo, daños cerebrales, problemas de columna, cáncer o enfermedades del hígado, entre otros “y serán problemas que habrá que solucionar”.

En su momento, al anunciar la solicitud de la partida de 176.6 millones de dólares esta semana, el gobernador de California reconoció que “esta instalación de reciclaje de baterías Exide ha sido un problema durante mucho tiempo”.

Brown aseguró que con los fondos se abre una nueva etapa “que ayudará a proteger a la comunidad y mantendrá a Exide responsable” por los daños causados.

La petición de Brown tiene carácter de préstamo, pues la administración estatal buscará que la empresa finalmente pague el costo total de la descontaminación.

La acción siguió a una solicitud del concejal del Distrito 14, José Huízar, que incluye varios de los sectores afectados, en la que pidió al gobernador que la situación fuera tratada por el gobierno estatal debido que es una emergencia.

La planta que funcionó durante más de 30 años con permisos temporales otorgados por el Departamento de Control de Sustancias Tóxicas de California (DTSC), fue finalmente clausurada en marzo del 2015.

Al anunciar el cierre de la planta, la fiscalía del Distrito Central de California explicó que Exide Technologies aceptó pagar 50 millones de dólares para descontaminar el sitio de la planta y los vecindarios circundantes, pero como parte del acuerdo la fiscalía de la nación no presentó cargos criminales contra la empresa.

Exide reconoció una conducta criminal por almacenamiento, descargue, embarque y transporte ilegal de residuos tóxicos, con lo que aceptó que podría ser acusada por delitos graves contra el medio ambiente en cualquier momento durante los próximos 10 años, si no cumple con las condiciones del acuerdo.

El área aledaña a donde operaba la planta de reciclaje de baterías está habitada principalmente por hispanos.

Así, el sector de Boyle Heights tiene una población de más de 94 por ciento de hispanos y el área Este de Los Ángeles de uno 97 por ciento.


Anuncio