Asesinato-suicidio en un salón de clases de San Bernardino: ‘Simplemente disparó por todas partes’

Asesinato-suicidio en un salón de clases de San Bernardino: ‘Simplemente disparó por todas partes’

Una niña de 9 años con un suéter gris con cremallera corrió hacia su madre llorando.

-Mamá, todavía tengo sangre en mi suéter -gritaba-.

Elisabeth Barajaz se había reunido con su hija Marissa después de escuchar que había habido un tiroteo en su escuela de San Bernardino.

"El muchacho acaba de entrar con la pistola", dijo Marissa, una estudiante de tercer grado "Él simplemente disparó por todas partes. Me escondí abajo de la mesa y luego vi a un maestro corriendo. Por lo que acabo de salir. Mi amigo y mi maestra fueron heridos.

Un hombre armado había entrado en una clase de la escuela primaria North Park de niños con necesidades especiales el lunes por la mañana y abrió fuego contra su esposa, maestra de la escuela, y luego se suicidó, dijo la policía. Las balas perdidas golpearon a dos estudiantes, que fueron llevados de urgencia a un hospital en estado crítico. Uno de ellos, un niño de 8 años, murió horas más tarde.

La noticia del tiroteo provocó el pánico en una ciudad traumatizada por un ataque terrorista hace solo 16 meses. Cuando lo impensable ya había ocurrido, los nervios se pusieron de punta tras lo sucedido.

Los padres lloraron mientras esperaban noticias de sus hijos fuera de la escuela North Park. Una mujer cayó de rodillas. Un hombre trató de pasar por la línea de advertencia de la policía para entrar.

A medida que aparecieron los detalles, quedó claro que el tiroteo fue causa de la violencia doméstica, no el terrorismo - otro día terrible en una ola de caos que sacudió la ciudad igual que aquel tiroteo masivo de diciembre de 2015 y que acabó con muchas más vidas.

Cedric Anderson, de 53 años, de Riverside, entró a la oficina de la escuela y se registró, diciendo que tenía que dejar algo con su esposa, Karen Smith, dijo Jarrod Burguan, jefe de policía de San Bernardino. Los trabajadores de la escuela no vieron la pistola de  calibre 357 de Anderson, agregó Burguan.

Alrededor de las 10:27 a.m., Anderson entró al aula de educación especial de Smith y, sin hablar, abrió fuego, matando a su esposa e hiriendo a dos estudiantes detrás de ella. Anderson luego se apuntó y se disparó él mismo, dijo Burguan. Smith, también de 53 años, murió en la escena. Jonathan Martínez, de 8 años, fue trasladado por vía aérea a un hospital y murió antes de entrar a la sala de operaciones. Mientras que un niño de 9 años estaba en condición estable en el Centro Médico Loma Linda el lunes por la noche.

Burguan dijo que Anderson tenía una historia criminal, incluyendo cargos por posesión de armas y "un pasado de violencia doméstica" que precedió a su relación con Smith. Los registros del Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles muestran que Anderson fue acusado en julio de 2013 de asalto, agresión y por haber perturbado la paz social.

Burguan añadió que "no es raro" que una persona pueda tener acceso a un campus para reunirse con su cónyuge.

El superintendente Dale Marsden, del Distrito Escolar Unificado de la Ciudad de San Bernardino, dijo que el personal de la escuela siguió los procedimientos establecidos para que una persona pueda ingresar a la escuela, incluyendo pedirle a Anderson que se identificara.

La madre de Smith, Irma Sykes, dijo que su hija y Anderson habían sido amigos durante unos cuatro años antes de casarse en enero. Pero un mes después de que se mudaron juntos, Anderson mostró un lado diferente de su personalidad y Smith "decidió que tenía que dejarlo", dijo Sykes en una entrevista telefónica.

Sykes prefirió no proporcionar detalles del comportamiento de Anderson.

Ella dijo que su hija decidió graduarse de maestra después de criar a cuatro niños. La maestra Smith obtuvo un título y credenciales de docente en Cal State San Bernardino hace una década, dijo Sykes.  Ella tenía una pasión para ayudar a niños con autismo y problemas de aprendizaje.

Diane Abrams, que trabajó en la clase de necesidades especiales con la maestra, dijo que Smith era una "maestra muy querida".

Abrams recordó a Jonathan como un "niño de 8 años lleno de vida. Era tan especial para enseñar. Tenía curiosidad por aprender. Él diría: "Sra. Abrams, ¿estoy siendo una estrella?”.

North Park es una escuela magnet para estudiantes de pre-kínder hasta sexto grado y que están interesados ​​en temas ambientales, dijo María García, una portavoz del distrito escolar. Los oficiales de seguridad armados no están asignados a ninguna de las escuelas primarias del distrito, agregó García, pero describió la seguridad en el campus de North Park como "muy, muy estricta".

"Una vez que suene la campana de la escuela, la única manera de entrar al campus es a través de la oficina", dijo.

Ella le dio mucho crédito al personal de la escuela porque sacaron  a los estudiantes afuera de la escuela en solo minutos después del tiroteo.
Jaidyn Stanley, de 9 años, estaba en otra clase cuando sucedió el tiroteo.

"Yo estaba en mi clase y mi maestra nos estaba enseñando una lección, cuando escuché tres disparos. Mi profesora nos dijo que nos tiráramos al suelo. Entonces empezamos a escuchar las sirenas ", dijo el estudiante de tercer grado.

Después de unos 30 segundos, la maestra le dijo a la clase que la siguieran a una salida de emergencia sin dar tiempo de que recogieran sus mochilas.

"Había mucha gente en mi clase llorando y estaban asustados", dijo la menor. "Pensaron que el tirador iba a entrar en el aula."

Jaidyn agregó que una vez que él y sus compañeros estaban afuera en un campo de fútbol, ​​se planeaba que caminaran a la escuela preparatoria Cajon High, pero vio a su madre y se fue a su casa.

Otros padres intentaron desesperadamente entrar en la escuela, pero los oficiales los controlaron.

Ellos miraban aterrorizados, mientras la policía con chalecos antibalas caminaba por las canchas de baloncesto y los helicópteros zumbaban sobre sus cabezas.

Sandy Detinne, cuyo nieto de 5 años asiste a la escuela, fue uno de ellos. Estaba conduciendo cuando vio a la policía correr hacia el campus.
"Pensé: '¡Oh Dios mío! ya bombardearon la escuela '”.

Después del tiroteo, los niños fueron trasladados a la universidad de Cal State San Bernardino y la preparatoria Cajon High, pero los padres tuvieron problemas para encontrarlos.

"Nos dijeron que viniéramos a Cajon High", dijo Talía Martin, que estaba tratando de recoger a su hijo de 9 años. "Nadie está aquí para guiarnos. Es un desastre."

Barajaz, cuya hija Marissa estaba en el aula, estaba furiosa de no haber podido obtener información hasta en la tarde.

"No sé cómo vamos a pasar por todo esto", dijo.
Agregó que buscará consejería para Marissa para ayudarla a lidiar con la muerte de su maestra.

"Ella fue muy amable", dijo Barajaz sobre Smith. "Ella siempre me preguntaba por ella, [quería saber] cómo le estaba yendo a Marissa”.

Si desea leer la nota en su versión original y en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°