ICE advierte que mantendrá sus redadas en California a pesar de las alertas

EFE

A pesar de las alertas sobre los operativos de agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas ( ICE ) en el norte de California, las acciones de los agentes federales dejaron 232 arrestados y la promesa de que continuarán con estos operativos en busca de indocumentados, advirtió la agencia.

Las acciones de la agencia federal provocaron esta semana un enfrentamiento entre el director adjunto de ICE, Thomas D. Homan, y la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, que dio un aviso a la comunidad horas antes que comenzaran las detenciones.

La alcaldesa alentó además a los inmigrantes a protegerse con la ley estatal SB 54, conocida como el "Acta de Valores".

"A pesar de los graves desafíos que esta ley crea al ICE, seguimos comprometidos con nuestra misión de seguridad pública y continuaremos cumpliendo con nuestro deber jurado de buscar extranjeros criminales peligrosos y otros infractores de inmigración", insistió la agencia en un comunicado emitido a última hora del jueves.

Homan resaltó que, a pesar de las detenciones realizadas en el operativo, al menos 864 delincuentes extranjeros que representan amenazas a la seguridad pública siguen en libertad en el norte de California.

"Creo que algunos de ellos pudieron eludirnos gracias a la decisión irresponsable de la alcalde", recalcó.

ICE informó de que, de los detenidos en el operativo de cuatro días, 180 tenían condenas previas, tenían orden de deportación pendiente o habían regresado al país después de ser expulsados. De este grupo 115 tenían condenas por delitos graves o violentos.

Los inmigrantes con condenas bajo la influencia del alcohol y drogas también fueron el objetivo de las autoridades federales, como el arresto de un salvadoreño que residía en el área de Vallejo. El cuscatleco había sido deportado varias veces.

ICE advirtió que aquellos inmigrantes que tienen órdenes de deportación pendientes o que regresaron ilegalmente a Estados Unidos después de ser deportados están sujetos a ser expulsados del país de manera inmediata.

"Los esfuerzos de los políticos locales han protegido a los delincuentes extranjeros de la aplicación de la ley de inmigración y han creado otro imán para una mayor inmigración ilegal, todo a expensas de la seguridad de las personas que pretende proteger" advierte el comunicado.

Jon Rodney, del Centro de Políticas Inmigrantes de California, dijo a Efe que el operativo y las deportaciones expeditas son tácticas políticas que pretenden crear miedo y pánico entre la comunidad.

De acuerdo con los datos del ICE, la agencia arrestó en el área de San Francisco, donde se llevó a cabo el operativo esta semana, a 7.231 inmigrantes en el año fiscal 2017. En Los Ángeles, las detenciones llegaron a 8.419 en el mismo periodo.

En total, el año pasado los agentes de inmigración detuvieron a 143,470 personas, el número más alto de los tres años anteriores, y el 92 % de los detenidos tenía una condena penal, cargos criminales pendientes o era un fugitivo de las autoridades de Inmigración.

"ICE no tiene más remedio que continuar realizando detenciones generales en vecindarios locales y en lugares de trabajo, lo que inevitablemente resultará en arrestos adicionales", concluyó la agencia en referencia al medio centenar de personas detenidas esta semana en el norte del estado y que carecían de antecedentes.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°