Anuncio
Share
Local

El aeropuerto de San Francisco prohibió la venta de botellas de agua de plástico

Botellas plasticas en aeropuerto de San Francisco
Desde este 20 de agosto, solo se puede vender agua en vidrio, aluminio reciclado o materiales compostables certificados en el aeropuerto internacional de San Francisco, California.
(Eric Risberg/AP)

Los días en que se podía comprar una botella de agua de plástico para mantenerse hidratado durante un vuelo largo terminaron para las personas que vuelan desde el aeropuerto internacional de San Francisco.

El aeropuerto, que restringió la distribución de popotes plástico de un solo uso cuando la ley de la ciudad entró en vigencia en julio, desde hoy prohibió que las tiendas de conveniencia, restaurantes y máquinas expendedoras vendan botellas de agua de plástico.

Desde este 20 de agosto, solo se puede vender agua en vidrio, aluminio reciclado o materiales compostables certificados.

El cambio es parte del plan estratégico del aeropuerto que tiene como objetivo que para el 2021 se convierta en una instalación cero de “desecho a vertedero”, como se indica en su sitio web.

Según el aeropuerto, cada pasajero crea media libra de basura. En un esfuerzo por reducir el desperdicio, el aeropuerto está limitando los accesorios de alimentos de un solo uso, como servilletas, tazas de café y palillos.

Antes de que se anunciara la prohibición de las botellas de plástico, el aeropuerto instaló casi 100 estaciones de llenado de botellas de agua, y ordenó que los restaurantes solo les dieran a los clientes accesorios de un solo uso, como paquetes de condimentos a pedido, en lugar de con cada compra.

La nueva política se produce en medio de un cálculo internacional sobre los problemas dentro de la industria del reciclaje.

Anuncio

En junio de este año, una investigación del periódico Guardian reveló que solo el 9% del plástico que los estadounidenses envían a las plantas de reciclaje en realidad se recicla. Esto se debe a que las plantas de recicladoras en Estados Unidos no aceptan cosas como plásticos sin lavar y botellas de plástico que todavía tienen tapa.

Marcela Celorio, cónsul de México en L.A., remarca los servicios de protección para sus connacionales

La mayoría de los plásticos baratos como las botellas de agua y los cartones de leche van a vertederos o incineradores, o se envían a otros países para su procesamiento.

La práctica ha creado una economía internacional donde los países occidentales envían desechos plásticos no reciclables a países más pobres como Vietnam y Laos. Ahora, muchos de estos países están rechazando su designación como papeleras para las naciones más ricas.


Anuncio