Anuncio

Petición para que Trump no sea recibido en Inglaterra avanza; ya hay más de un millón de firmas

La primer ministra Theresa May visitó la semana pasada la Casa Blanca.

La primer ministra Theresa May visitó la semana pasada la Casa Blanca.

(Shawn Thew / European Pressphoto Agency)

Un millón de personas firmó una petición online que llama a cancelar la visita de Estado de Donald Trump al Reino Unido.

La convocatoria se generó después que el Presidente de Estados Unidos prohibió la inmigración de países con mayoría musulmana.

El número de firmas, un millón 370 mil 941 hasta el cierre de esta edición y que va en aumento, rebasa el necesario para iniciar casi automáticamente un debate en el Parlamento.

Toda petición que junte más de 100 mil firmas es elegible para discusión. Que se realice o no un debate en el Parlamento depende de un comité especial de peticiones formado por legisladores sin cargo específico en el Gobierno o la Oposición.

Si bien parece casi asegurado que se debatirá, el proceso no concluye con una votación y el Parlamento no tiene autoridad para obligar a la Primera Ministra Theresa May.

Graham Guest, un abogado de Leeds, en el norte de Inglaterra, comenzó la iniciativa que se volvió viral.

“La misoginia y la vulgaridad bien documentadas de Trump lo descalifican para ser recibido por su majestad la Reina o el Príncipe de Gales”, se afirma en la petición.

La semana pasada, la Primera Ministra Theresa May se transformó en el primer líder extranjero en reunirse con Trump desde que este llegó al poder. La funcionaria anunció que este año él viajaría a Londres invitado personalmente por la Reina Isabel II.

Tales visitas incluyen tradicionalmente una procesión en un carruaje tirado por caballos, un banquete estatal y una estadía en el Palacio de Buckingham o el Castillo de Windsor.

“Se extendió una invitación y esta fue aceptada por Donald Trump”, dijo este lunes en un comunicado la oficina de May.

Además, un portavoz del 10 de Downing Street, residencia oficial de May, señaló que la posición del Gobierno sobre la visita no ha cambiado.

Es la segunda vez en poco más de un año que el magnate genera polémica en el Reino Unido. En enero de 2015, los legisladores debatieron si se debería evitar la entrada del candidato republicano al país por sus comentarios sobre impedir la entrada de musulmanes a Estados Unidos.

Tras la firma de la orden ejecutiva del viernes, políticos de izquierda y derecha condenaron las medidas migratorias que podrían afectar a británicos musulmanes que tienen doble nacionalidad.

El Alcalde de la ciudad, Sadiq Khan, el primer musulmán en acceder a este cargo, se unió a las voces contra las medidas a las que calificó de crueles y vergonzosas.

Por su parte el Ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson calificó de divisoria la medida a través de Twitter.

Tras la presión política, May se vio obligada a emitir un comunicado donde señala que no está de acuerdo con la estrategia y ordenó proteger a connacionales británicos que pudieran resultar afectados con la medida.

Para esta tarde hay convocadas manifestaciones de protesta en contra de la orden ejecutiva de Trump en las ciudades británicas de Londres, Manchester, Bristol, Brighton, Liverpool, Glasgow, Edimburgo, Cardiff y Swansea.


Anuncio