Anuncio

La mayoría de los terroristas del grupo EI son reclutados por amigos

Un miembro del grupo Estado Islámico conocido como "Hisba", derecha, lee un veredicto dictado por un tribunal islámico en la ciudad de Al Raqa, Siria.(Sitio Extremista via AP, archivo)

Un miembro del grupo Estado Islámico conocido como “Hisba”, derecha, lee un veredicto dictado por un tribunal islámico en la ciudad de Al Raqa, Siria.(Sitio Extremista via AP, archivo)

(Uncredited / AP)

Tres cuartas partes de los combatientes extranjeros que se unen a las filas del grupo extremista Estado Islámico son reclutados por amigos y alrededor del 20% llegan de la mano de familiares, señaló un experto en terrorismo el martes.

Según una investigación, la “radicalización rara vez ocurre en las mezquitas” y, en ocasiones extremadamente raras, son personas anónimas o desconocidas las que convencen a los combatientes, apuntó Scott Atran, cofundador del Center for the Resolution of Intractable Conflict en la Universidad Oxford.

Algunos de los que luchan para el autoproclamado Estado Islámico proceden de familias cristianas “y suelen ser los más feroces de todos los combatientes”.

Durante una conferencia sobre “Combatientes Terroristas Extranjeros”, organizada el martes por la comisión de antiterrorismo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Atran apuntó que “es el llamado a la gloria y la aventura lo que motiva a esos jóvenes a unirse a Estado Islámico” y que una “yihad les ofrece la oportunidad de convertirse en héroes”.

El antropólogo explicó que Estado Islámico tiene un “tirón revolucionario” como el registrado en la Revolución Francesa, la Revolución Bolchevique rusa o el auge de la Alemania nazi.

“Estado Islámico representa la punta de lanza del movimiento revolucionario contracultural más dinámico desde la Segunda Guerra Mundial, con la mayor fuerza de combate voluntaria desde la Segunda Guerra Mundial”, dijo.

Atran, que ha entrevistado a combatientes capturados de EI y del Frente Nusra, vinculado a Al Qaeda, dijo que los líderes de EI “entienden a la juventud mucho mejor que los gobiernos que luchan contra él”.

Saben cómo hablar a la rebeldía e idealismo de los jóvenes, explicó, y dijo que son muy hábiles en el uso de redes sociales para atraer a jóvenes de entre 15 y 24 años.

El mensaje occidental de que la milicia radical es mala, corta cabezas y quiere controlar a las mujeres, no está interiorizado ni es efectivo ni universal, dijo Atran, que también es director de investigaciones antropológicas en el Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia y ocupa varios puestos académicos en Estados Unidos.

Advirtió que a menos que Naciones Unidas u otras organizaciones “descubran ideas para romper la burbuja de la juventud y las utilicen para atraer a otros jóvenes, creo que hemos perdido a las generaciones venideras”.

Aunque suele decirse que los reclutas de Estados Islámico tienen “fallas morales” o que el grupo les “lava el cerebro”, Atran apunta que la mayoría de los combatientes extranjeros que se unen a sus filas, especialmente los europeos, lo hacen deseosos.

Los ataques de París, en los que murieron al menos 130 personas, forman parte de la estrategia integral del grupo extremista.

“No hay un cambio en el juego de Estado Islámico”, señala. “Este ha sido y seguirá siendo el plan”.


Anuncio