Anuncio
Share

Trump se beneficia del temor de los estadounidenses a China

Instalaciones abandonadas de la fábrica de aluminio Ormet en Hannibal, Ohio, fotografiadas el 8 de septiembre del 2016. La fábrica cerró al no poder resistir la competencia china. Muchos residentes desencantados apoyan a Donald Trump porque piensan que la clase política no hizo lo suficiente para contrarrestar la competencia de los chinos.

Instalaciones abandonadas de la fábrica de aluminio Ormet en Hannibal, Ohio, fotografiadas el 8 de septiembre del 2016. La fábrica cerró al no poder resistir la competencia china. Muchos residentes desencantados apoyan a Donald Trump porque piensan que la clase política no hizo lo suficiente para contrarrestar la competencia de los chinos.

(Paul Vernon / AP)

Incapaces de hacer frente a la competencia china y convencidos de que fueron traicionados por la clase política, muchos trabajadores de las colinas orientales de Ohio están apoyando a Donald Trump y su promesa de hacer una política comercial muy diferente, que proteja los intereses estadounidenses.

Por décadas, ellos y numerosos residentes de las orillas del río Ohio en West Virginia consiguieron trabajo en una planta de aluminio. Eran empleos seguros, con sindicatos, buena paga y beneficios generosos.

Esos trabajos están desapareciendo, si no lo han hecho ya.

El uso del carbón se ha visto restringido por estrictas normas ambientales y por la competencia del gas natural, que es mucho más barato. La planta de aluminio cerró, borrada del mapa por el control chino del mercado mundial de aluminio.

En un año electoral, muchos votantes de sitios como el condado de Monroe, cuya economía ha sido muy golpeada por la competencia china, están furiosos. Y su frustración alimenta las esperanzas del candidato republicano a la presidencia, que promete una política económica más inteligente que la de los rivales de Estados Unidos, anular tratados comerciales desfavorables y hacer que el país vuelva a ser la potencia mundial hegemónica.

“Esta es tierra de Trump”, afirmó John Saunders, dirigente del sindicato metalúrgico United Steelworkers de la vecina localidad de Martins Ferry, en Ohio.

La debacle no es obvia a primera vista en esta región conocida como la Suiza de Ohio por sus pintorescas colinas boscosas. En la pequeña Hannibal, que tiene apenas 411 habitantes, hay casas señoriales con jardines que llegan hasta la ribera del Ohio.

Pero la miseria es real. El desempleo en el condado de Monroe es el más alto de Ohio, del 10,2%. Algunas familias tuvieron que irse a otras ciudades en busca de trabajo.

“Tienes que irte para encontrar trabajo”, expresó Fran Poole, cuyo esposo, Cecil, trabajó en la planta Ormet por 37 años antes de que cerrara.


Anuncio