Anuncio
Share

Salva sastre sirio boda en Canadá·

Quizá· no hay peor tragedia para una boda que un vestido de novia se arruine el mismo día de la ceremonia. Y justo eso le pasó a Jo Du, una canadiense que el día de su boda entró en crisis cuando el cierre de su vestido se rompió.

Quizá· no hay peor tragedia para una boda que un vestido de novia se arruine el mismo día de la ceremonia. Y justo eso le pasó a Jo Du, una canadiense que el día de su boda entró en crisis cuando el cierre de su vestido se rompió.

(agencia reforma)

Quizá· no hay peor tragedia para una boda que un vestido de novia se arruine el mismo día de la ceremonia.

Y justo eso le pasó a Jo Du, una canadiense que el día de su boda entró en crisis cuando el cierre de su vestido se rompió.

Pero no sabía que un refugiado que recién había llegado al país le salvaría el día, informa The Guardián.

Mientras que Jo Du y sus damas de honor trataban de averiguar cómo arreglar el cierre o encontrar a un sastre el mismo día, la fotógrafa de la boda, Lindsay Coulter, sugirió a la novia que fuera con el vecino de a lado de la casa rentada para la ceremonia a pedir ayuda.

Sin embargo, informa el diario, el vecino, David Hobson, les tenía una sorpresa que nadie esperaría.

Hobson llevaba los últimos cuatro días alojando a una familia de refugiados sirios. Y el padre de la familia, Ibrahim Halil Dudu, resultó ser un hombre que pasó los últimos 28 años trabajando como sastre en la ciudad siria de Alepo, y, según Coulter, estaría feliz de ayudar.

“Después de unos minutos de seguir intentando (arreglarlo), hubo un golpe en la puerta, y el vecino llegó con el sastre y su hijo para ayudarnos”, declaró Coulter.

En cuestión de minutos, ya estaba Halil Dudu terminando de arreglar el vestido... y el día.

“El vecino, David, me dijo que apenas se habían mudado a Canadá· cuatro días antes”, señaló Coulter.

“No hablaban ni una sola palabra de inglés, y se habían estado comunicando con Google Translate. El niño miró a su padre, a las chicas a su alrededor, a mi cámara y de vuelta a su padre cientos de veces”.

Hobson relató que la casa y el negocio de sastrería de Halil Dudu fueron destruidos durante un bombardeo años antes.

“La familia escapó y eventualmente llegó a Turquía, donde se registraron como refugiados. Por tres años estuvieron esperando ir a algún país y finalmente Canadá· los aceptó", contó Hobson.

“Me gusta ayudar a la gente canadiense desde el fondo de mi corazón”, declaró Halil Dudu a CTV, a través de su traductor.

Ahora, un sitio de Go Fund Me se abrió para que Halil Dudu y su familia puedan recibir apoyo económico -en atención médica-, mientras que la comunidad local en Canadá· los ayuda a que se adapten en su país.


Anuncio