Anuncio
Share

Rescatistas buscan sobrevivientes en Italia, hay 250 muertos

Rescatistas avanzan entre los escombros de viviendas tras un sismo en Pescara Del Tronto, en el centro de Italia. El terremoto de magnitud 6,2 registrado la víspera causó centenares de fallcidos y cuantiosos daños materiales. (AP Foto/Gregorio Borgia)

Rescatistas avanzan entre los escombros de viviendas tras un sismo en Pescara Del Tronto, en el centro de Italia. El terremoto de magnitud 6,2 registrado la víspera causó centenares de fallcidos y cuantiosos daños materiales. (AP Foto/Gregorio Borgia)

El primer ministro italiano Matteo Renzi prometió nuevos fondos y medidas para reconstruir la parte devastada por el terremoto en la región central del país, mientras se busca la razón por la que el área propensa a movimientos telúricos en Italia ha fracasado continuamente en asegurar que sus edificios soporten tales eventos naturales.

Un día después del fuerte sismo que ocasionó la muerte de al menos 250 personas, una réplica de magnitud 4,3 generó columnas de polvo gris espeso en la muy dañada población de Amatrice. La réplica desmoronó edificios ya destruidos, causó temor entre los residentes y cerró caminos que ya estaban congestionados.

Fue uno de los más de 470 temblores que se han registrado tras el terremoto ocurrido antes del amanecer del miércoles.

Un hombre llora mientras su amigo, a la derecha, que fue golpeado por escombros es ayudado por rescatistas en Amatrice, en el centro de Italia, donde un terremoto de 6,1 grados se produjo justo después de las 3:30 a.m., el miércoles 24 de agosto de 2016. (Massimo Percossi/ANSA vía AP)

Un hombre llora mientras su amigo, a la derecha, que fue golpeado por escombros es ayudado por rescatistas en Amatrice, en el centro de Italia, donde un terremoto de 6,1 grados se produjo justo después de las 3:30 a.m., el miércoles 24 de agosto de 2016. (Massimo Percossi/ANSA vía AP)

Bomberos y cuadrillas de rescatistas con apoyo de perros entrenados en búsqueda trabajaban en las zonas fuertemente afectadas del centro de Italia, retirando trozos de concreto, piedra y metal de montañas de escombros donde hubo alguna vez casas. Los rescatistas rechazaron decir cuándo pasaría su trabajo de salvar vidas a recuperar cadáveres, y señalaron que una persona fue rescatada de entre los escombros 72 horas después del terremoto de magnitud 6,2 que sacudió el cercano poblado de L’Aquila en 2009.

“Trabajaremos incesantemente hasta que sea encontrada la última persona, y estemos seguros que nadie está atrapado”, dijo Lorenzo Botti, vocero de un equipo de rescate.

Las poblaciones más afectadas fueron las pequeñas aldeas de Amatrice y Accumoli cerca de Rieti, ubicadas aproximadamente a 96 kilómetros (60 millas) al noreste de Roma, y Pescara del Tronto, que se encuentra 25 km (15 millas) más al este.

Muchos quedaron sin vivienda por el grado de la destrucción, sus casas y apartamentos fueron declarados inhabitables. Algunos sobrevivientes, escoltados por bomberos, obtuvieron permiso para regresar brevemente al interior de su vivienda para que sacaran objetos esenciales para la que será seguramente una ausencia larga.

“Anoche dormimos en el automóvil. Esta noche, no sé", dijo Nello Caffini mientras cargaba sobre su cabeza pertenencias de su cuñada después de que se les permitió entrar rápidamente a la casa de ella en Pescara del Tronto.

Caffini tiene una casa en la cercana Ascoli, pero su cuñada está demasiado aterrada por las réplicas como para entrar en ella.

“Cuando esté más tranquila, iremos a Ascoli”, dijo él.

La asistencia caritativa comenzó a llegar el jueves a la zona del terremoto. Grupos religiosos cristianos, junto con granjeros, ofrecieron donar duraznos, calabazas y ciruelas, y enviaron camionetas por el camino de un carril a Amatrice que ya estaba congestionado con vehículos de atención de emergencias y camiones que transportaban perros rastreadores.


Anuncio