Anuncio
Share

Misión de la ONU pedirá mantenerse y aumentar su presencia en Colombia

La misión de la ONU en Colombia enviará al Consejo de Seguridad de ese organismo la petición de mantener su labor de verificación del alto el fuego bilateral con las FARC, que puede ser ampliada con nuevos observadores, informaron hoy sus representantes.

La misión de la ONU en Colombia enviará al Consejo de Seguridad de ese organismo la petición de mantener su labor de verificación del alto el fuego bilateral con las FARC, que puede ser ampliada con nuevos observadores, informaron hoy sus representantes.

(EFE)

La misión de la ONU en Colombia enviará al Consejo de Seguridad de ese organismo la petición de mantener su labor de verificación del alto el fuego bilateral con las FARC, que puede ser ampliada con nuevos observadores, informaron hoy sus representantes.

Esa prueba de respaldo se debe a que la sociedad colombiana ha mostrado “madurez” tras la victoria del “no” en el plebiscito del 2 de octubre sobre el acuerdo de paz con las FARC al abrir un diálogo entre Gobierno y opositores, así como por mantener el alto el fuego, explicó el jefe de la misión de la ONU, Jean Arnault.

Por ello le pedirán a los Estados miembros que respondan también “con madurez” y “sigan con su apoyo al proceso de paz en su conjunto y autoricen que la misión de las Naciones Unidas colabore con el cese el fuego”.

“El no retorno al enfrentamiento armado y la pronta conclusión de un acuerdo final de paz (...), sin pretender que este diseño de una transición para salir de la crisis sea necesariamente exitoso, creemos que constituye una respuesta madura”, subrayó Arnault.

Ese alto el fuego, que ha sido ratificado por el Gobierno y por las FARC, parece que cuenta con el apoyo “de la inmensa mayoría de los colombianos”, en opinión de Arnault.

La misión de la ONU en Colombia fue aprobada en enero pasado y es el componente internacional del mecanismo tripartito para supervisar el alto el fuego, en el que participan también representantes del Gobierno y de las FARC.

El alto el fuego bilateral y definitivo entró en vigor el pasado 29 de agosto, como parte del acuerdo de paz que fue firmado el 26 de septiembre en Cartagena de Indias.

Sin embargo, fue rechazado el 2 de octubre en un plebiscito y se alteraron los principios que lo regían, por lo que ahora el Consejo de Seguridad de la ONU debe aprobar los ajustes necesarios para el nuevo “protocolo puente” necesario para el mecanismo de monitoreo.

Arnault reconoció que en este momento se encuentran en preparación de este “protocolo puente” con el despliegue actual de la Fuerza Pública y esperan que dentro de poco llegue la “implementación del acuerdo sobre el alto el fuego definitivo y dejación de armas”.

El pasado viernes las delegaciones de paz del Gobierno y de las FARC solicitaron al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y al Consejo de Seguridad que la misión en Colombia siga coordinando el mecanismo de verificación y monitoreo en materia de alto el fuego bilateral.

En este sentido, el jefe militar de la misión de la ONU en Colombia, general Javier Pérez Aquino, explicó que están definiendo los últimos detalles de cómo será su trabajo ante la nueva perspectiva.

El “nuevo desafío” de esta etapa implica “una separación de fuerzas”, así como protección a la población civil y el control para de asegurarse “que no haya actividades ilícitas en los lugares de preagrupamiento de las FARC”.


Anuncio