Anuncio
Share

Militares detenidos por quemaduras a jóvenes

En esta foto del 11 de septiembre del 2003 se ve a Carmen Quintana asistiendo a una ceremonia en conmemoración del golpe militar que encaramó al general Augusto Pinochet en Chile. El 21 de julio del 2015, un juez chileno ordenó el arresto de siete militares por las quemaduras fatales de un joven estadounidense residente en Chile que murió durante una protesta en 1986 contra la entonces dictadura militar. Los soldados rociaron de gasolina a Rodrigo Rojas, de 19 años, y Carmen Quintana, de 18, y les encendieron fuego durante la demostración callejera el 2 de julio de 1986. Rojas murió días después. (AP Foto/Santiago Llanquin, Archivo)

En esta foto del 11 de septiembre del 2003 se ve a Carmen Quintana asistiendo a una ceremonia en conmemoración del golpe militar que encaramó al general Augusto Pinochet en Chile. El 21 de julio del 2015, un juez chileno ordenó el arresto de siete militares por las quemaduras fatales de un joven estadounidense residente en Chile que murió durante una protesta en 1986 contra la entonces dictadura militar. Los soldados rociaron de gasolina a Rodrigo Rojas, de 19 años, y Carmen Quintana, de 18, y les encendieron fuego durante la demostración callejera el 2 de julio de 1986. Rojas murió días después. (AP Foto/Santiago Llanquin, Archivo)

(Santiago Llanquin / AP)

Siete exmilitares chilenos fueron arrestados por las quemaduras fatales causadas a un joven chileno-estadounidense residente en Chile que murió durante una protesta en 1986 contra la entonces dictadura militar.

Dos oficiales del ejército y cinco ex suboficiales fueron detenidos el martes por la noche después que el juez Mario Carroza emitió la orden.

Un oficial declaró ante el juez en noviembre, lo que puso fin a un pacto de silencio de casi tres décadas en torno a uno de los casos más flagrantes de violación de derechos humanos durante los 17 años de la dictadura.

Carroza dijo que se interrogará a los detenidos en busca de información que permita determinar si tuvieron participación en el hecho, pero que se tiene la certeza de que todos estuvieron presentes. Estas personas van a ser interrogadas para “que se buque algún tipo de información que nos permita decir si ellos son, y si tuvieron algún tipo de participación. Lo que sí sabemos es que todos ellos estuvieron allí en ese momento”, indicó Carroza.

Los soldados rociaron de gasolina a Rodrigo Rojas, de 19 años, y Carmen Quintana, de 18, y les encendieron fuego durante la manifestación el 2 de julio de 1986.

Rojas murió cuatro días después. Había nacido en Chile y estaba de visita de Estados Unidos, donde residía con su madre en exilio político.

Quintana sobrevivió y se sometió a un larguísimo tratamiento de recuperación por quemaduras graves en un hospital canadiense. En 1987, durante una visita a Chile, el papa Juan Pablo II la abrazó y la consoló.

El martes, Quintana agradeció al oficial, identificado como Fernando Guzmán, por aportar nueva información sobre el caso. En entrevista con Radio Cooperativa, dijo que los oficiales que cometieron la agresión eranadolescentes como ella y víctimas de la dictadura porque los amenazaron de muerte si hablaban.

“Hoy se dice finalmente la verdad, se valida lo que yo y tantos testigos sostuvimos y que más vale tarde de nunca”, dijo Quintana. “Espero que ahora la justicia enmiende el camino que por tantos años de dictadura fue cómplice por el silencio”.

En 1999, un juez ordenó al gobierno pagarle a Quintana 470.000 dólares.

El ataque hace casi tres décadas fue condenado por gobiernos extranjeros y grupos defensores de los derechos humanos. El ejército negó toda responsabilidad y el general Augusto Pinochet insinuó que Rojas y Quintana se prendieron fuego accidentalmente porque llevaban material inflamable a las barricadas.

“A lo mejor llevaba algo oculto, se le reventó y se quemó", dijo Pinochet en 1986.

El gobierno chileno calcula que 3.095 personas murieron durante la dictadura de 1973 a 1990.


Anuncio