Anuncio

Líder de fútbol chileno pide licencia y es investigado

El líder del fútbol chileno pidió una licencia médica justo cuando las autoridades del país investigan a la federación, y la misma semana que otro dirigente del balompié sudamericano dejó su cargo sin dar muchas explicaciones.

La policía de investigaciones de Chile confirmó que sus funcionarios acudieron el viernes por la mañana a la sede de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) para notificar a cuatro dirigentes para que concurran a una citación a una fiscalía de Santiago como parte de una pesquisa.

La ANFP confirmó en su página que uno de ellos es su presidente, Sergio Jadue, quien se tomó una licencia médica de 30 días sólo horas después haber negado rumores de su renuncia o de que esté involucrado en el escándalo de corrupción en la FIFA. Según el organismo, la citación se produjo “en el marco de una investigación rutinaria en relación con la asignación de honorarios que el Consejo de Presidentes acordó por unanimidad para ellos”.

Jadue ha estado a cargo de la ANFP desde 2011. Se espera que la directiva del ente rector del fútbol chileno tenga una reunión de emergencia el viernes para dar a conocer los detalles de su salida. La ANFP dijo que durante la ausencia de Jadue, el primer vicepresidente, Jaime Baeza, ejercerá la presidencia.

Esta es la segunda salida de un presidente de una federación de fútbol sudamericana esta semana. El líder de la federación colombiana, Luis Bedoya, renunció el lunes sorpresivamente al cargo aduciendo razones personales.

Jadue no ha sido vinculado directamente con las investigaciones de corrupción que realizan las autoridades de Estados Unidos y Suiza y que tienen en crisis al mundo del fútbol. Pero tras regresar el jueves de un viaje a Brasil, salió a desmentir rumores que especulaban con que había viajado a Brasil o Estados Unidos para declarar ante autoridades estadounidenses por los casos de corrupción de afectan a la FIFA y la Conmebol.

Directa o indirectamente, los 10 países integrantes de la Conmebol fueron salpicados por las acusaciones de sobornos, crimen organizado y otros delitos que el Departamento de Justicia estadounidense presentó contra 14 personas, entre ellas dos ex presidentes de la confederación sudamericana.

Nicolás Leoz está bajo arresto domiciliario en Paraguay y el uruguayo Eugenio Figueredo permanece detenido en Suiza, donde fue arrestado en una redada el 27 de mayo pocos días antes de las elecciones presidenciales de la FIFA. Estados Unidos ha solicitado la extradición de ambos dirigentes.


Anuncio