Anuncio
Share

Firman los acuerdos para el fin del conflicto en Colombia, el Gobierno y las FARC

El delegado de las FARC en Cuba, Rodrigo Londoño Echeverri, alias "Timochenko" (d) y el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (i) junto a el presidente de Cuba, Raúl Castro (c) sostienen en sus manos el acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC, durante la ceremonia en La Habana (Cuba) hoy, jueves 23 de junio de 2016, del acuerdo para el cese al fuego en Colombia. El acto para oficializar el acuerdo de cese al fuego bilateral y definitivo en Colombia comenzó hoy en La Habana, encabezado por el presidente Juan Manuel Santos y por Timochenko, máximo líder de las FARC, y con la asistencia de seis presidentes de la región y el secretario general de la ONU. EFE/ALEJANDRO ERNESTO

El delegado de las FARC en Cuba, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko” (d) y el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (i) junto a el presidente de Cuba, Raúl Castro (c) sostienen en sus manos el acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC, durante la ceremonia en La Habana (Cuba) hoy, jueves 23 de junio de 2016, del acuerdo para el cese al fuego en Colombia. El acto para oficializar el acuerdo de cese al fuego bilateral y definitivo en Colombia comenzó hoy en La Habana, encabezado por el presidente Juan Manuel Santos y por Timochenko, máximo líder de las FARC, y con la asistencia de seis presidentes de la región y el secretario general de la ONU. EFE/ALEJANDRO ERNESTO

El Gobierno de Colombia y las FARC firmaron hoy en La Habana el pacto para preparar el fin del conflicto en Colombia, que incluye el cese al fuego bilateral y definitivo, la dejación de armas, garantías de seguridad y el mecanismo de refrendación de los acuerdos de paz.

Tras ser suscrito por los negociadores del Gobierno y de la guerrilla y los representantes de los países garantes y acompañantes, el presidente de Cuba, Raúl Castro, entregó el documento a su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, y al líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, quienes se estrecharon la mano bajo el aplauso de los asistentes.

Cientos de personas se reúnen para celebrar el acuerdo firmado en La Habana del cese el fuego y dejación de armas entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC hoy, 23 de junio de 2016, en Bogotá (Colombia). EFE/LEONARDO MUÑOZ

Cientos de personas se reúnen para celebrar el acuerdo firmado en La Habana del cese el fuego y dejación de armas entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC hoy, 23 de junio de 2016, en Bogotá (Colombia). EFE/LEONARDO MUÑOZ

Sobre el cese el fuego bilateral ambas partes han acordado elaborar una hoja de ruta que contenga los compromisos mutuos para que en un plazo máximo de 180 días desde el acuerdo final de paz haya terminado el proceso de dejación de armas, según el comunicado conjunto leído en el acto de La Habana.

La dejación de armas por parte de la guerrilla se realizará a partir del acuerdo final en tres fases: el 30 por ciento en un plazo de 90 días a partir del acuerdo final, otro 30 por ciento a 120 días de la firma de la paz, y el 40 por ciento restante a 180 días.

Ese procedimiento estará monitoreado y verificado por un equipo internacional coordinado por Naciones Unidas, organismo que “recibirá la totalidad del armamento de las FARC para destinarlo a la construcción de tres monumentos” acordados entre el Gobierno colombiano y la guerrilla.

Para el cumplimiento de la dejación de armas, el cese al fuego y de cara al tránsito de las FARC a la vida civil se crearán 22 “zonas transitorias de normalización” y 8 campamentos para la concentración de los guerrilleros, unas zonas que serán territoriales, temporales y transitorias.

El documento también establece que la salida de los combatientes de las FARC de sus actuales campamentos se realizará “sin armas y de civil”.

El documento firmado hoy es decisivo para el fin de cinco décadas de conflicto y supone la antesala del acuerdo final de paz entre las partes.

El Gobierno colombiano y las FARC suscribieron el pacto en un acto de alto nivel en La Habana con la presencia de seis presidentes latinoamericanos y el secretario general de la ONU, Ban Ki moon, entre otros invitados.

Jefe de las FARC dice que serán aliados de Fuerzas Armadas de Colombia

Cientos de personas se reúnen para celebrar el acuerdo firmado en La Habana del cese el fuego y dejación de armas entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC hoy, 23 de junio de 2016, en Bogotá (Colombia). EFE/LEONARDO MUÑOZ

Cientos de personas se reúnen para celebrar el acuerdo firmado en La Habana del cese el fuego y dejación de armas entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC hoy, 23 de junio de 2016, en Bogotá (Colombia). EFE/LEONARDO MUÑOZ

La Habana, 23 jun (EFE).- El jefe máximo de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”, dijo hoy que las Fuerzas Armadas colombianas y las de esa guerrilla serán aliadas en adelante al servicio de la paz.

“Fuimos adversarios, en adelante tendremos que ser fuerzas aliadas por el bien de Colombia”, manifestó “Timochenko” en un inédito discurso ante diferentes mandatarios en La Habana tras la firma del punto de “fin del conflicto”, que en la práctica es el cese el fuego bilateral y definitivo entre el Gobierno colombiano y las FARC.

“Timochenko” dijo que en Colombia necesita “que se produzca efectivamente una definitiva reconciliación” y reclamó: “Basta ya de la violencia y de los delirios por ella”.

El número uno de las FARC, que hoy presenció en La Habana la firma del punto de “fin del conflicto”, el quinto de la agenda de diálogos, por parte de los jefes negociadores del Gobierno, Humberto de la Calle, y de esa guerrilla, alias “Iván Márquez”, aseguró que la paz del país está cerca”.

Santos: “Esto significa ni más ni menos el fin de las FARC como grupo armado”

La Habana, 23 jun (EFE).- El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aseguró hoy que el acuerdo de alto el fuego bilateral y definitivo alcanzado en La Habana “significa ni más ni menos el fin de las FARC como grupo armado”.

Los presidentes de México, Enrique Pena Nieto (d), y su par de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén (i), en La Habana (Cuba) hoy, jueves 23 de junio de 2016. El Gobierno de Colombia y las FARC firmaron hoy en La Habana el pacto para preparar el fin del conflicto en Colombia, que incluye el cese al fuego bilateral y definitivo, la dejación de armas, garantías de seguridad y mecanismo de refrendación de los acuerdos de paz. EFE/Alejandro Ernesto

Los presidentes de México, Enrique Pena Nieto (d), y su par de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén (i), en La Habana (Cuba) hoy, jueves 23 de junio de 2016. El Gobierno de Colombia y las FARC firmaron hoy en La Habana el pacto para preparar el fin del conflicto en Colombia, que incluye el cese al fuego bilateral y definitivo, la dejación de armas, garantías de seguridad y mecanismo de refrendación de los acuerdos de paz. EFE/Alejandro Ernesto

“No solamente se acordó el fin de las confrontaciones, sino que también se definió un cronograma preciso para que las FARC dejen las armas para siempre. Esto significa ni más ni menos el fin de las FARC como grupo armado”, dijo Santos desde La Habana, donde asistió a la firma del acuerdo.

El presidente se dirigió al auditorio del salón de protocolo de “El Laguito” después de saludar al máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”, a quien hizo entrega de un “balígrafo”, un bolígrafo construido con un proyectil.

“Las balas escribieron nuestro pasado, la educación escribirá nuestro futuro”, le dijo Santos a “Timochenko”, antes de dirigirse al atril.

Allí rehusó seguir el protocolo de saludos y declaró que “hoy es un día histórico” para su país, ya que “después de más de 50 años de enfrentamientos, muertes, atentados y dolor, hemos puesto un punto final al conflicto armado con las FARC”.

“Lograr este acuerdo nos llena de fe y esperanza”, agregó el presidente, quien recordó que “los jóvenes y niños” colombianos “no han conocido un solo día sin la violencia del conflicto armado”.

Santos destacó que Colombia “se acostumbró a vivir en conflicto” después de medio siglo de contienda, “y ya no tenemos recuerdos, ni siquiera referencias, de lo que es vivir en paz”.

“Lo cierto es que nos acostumbramos al horror de la guerra. Se volvió parte de la vida cotidiana. Hoy, por fortuna, con lo que se acaba de firmar, damos vuelta a esta trágica y larga página de nuestra historia”, apuntó.

Con el acuerdo firmado hoy, destacó, “el fin de las hostilidades queda asegurado, y el camino para que los miembros de las FARC dejen las armas queda claramente definido”.

Santos aprovechó la ocasión para agradecer a las Naciones Unidas por la supervisión que se han comprometido a realizar al desarme de las FARC, así como a quienes acompañarán el proceso de concentración de los guerrilleros.

Aunque reconoció que en Colombia aún quedarán en armas el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las bandas criminales, el presidente subrayó que el acuerdo logrado con las FARC “significa terminar la guerra con la organización guerrillera más grande y más antigua”.

Asimismo, enfatizó que “todavía faltan temas importantes por acordar” para firmar la paz, y que en ese sentido han acordado con la guerrilla “evacuarlos lo más pronto posible”.

Santos concluyó su intervención recordando que ha sido “un implacable adversario de las FARC” pero precisó que una vez firmada la paz defenderá “con igual determinación su derecho a expresarse y a que sigan su lucha política por las vías legales, así nunca estemos de acuerdo”.


Anuncio