Anuncio
Share

Brasil: El expresidente de cámara baja cae por corrupción

El otrora poderoso presidente de la Cámara brasileña de Diputados se convirtió el lunes en el último político que pierde su puesto por los enormes escándalos de corrupción que han causado un descontento generalizado entre los brasileños.

El otrora poderoso presidente de la Cámara brasileña de Diputados se convirtió el lunes en el último político que pierde su puesto por los enormes escándalos de corrupción que han causado un descontento generalizado entre los brasileños.

(Eraldo Peres / AP)

El otrora poderoso presidente de la Cámara brasileña de Diputados se convirtió el lunes en el último político que pierde su puesto por los enormes escándalos de corrupción que han causado un descontento generalizado entre los brasileños.

En una votación por 450 a 10 el lunes por la noche, la cámara baja despojó de su escaño a Eduardo Cunha, que ha sido acusado de corrupción y obstrucción a la justicia. Nueve legisladores se abstuvieron.

Fiscales brasileños lo han acusado de recibir millones de dólares en sobornos vinculados al escándalo de corrupción en la paraestatal Petrobras. Pero sus colegas legisladores sólo consideraron en la votación si mintió acerca de cuentas bancarias secretas que tendría en Suiza. Él ha dicho que las cuentas pertenecen a un fideicomiso.

El parlamentario se vio presionado para que renunciara a la presidencia de la cámara tras conocerse la existencia de las cuentas, pero se había negado a dejar su escaño. Estaba en su cuarta legislatura y se le consideraba como uno de los hombres más poderosos de Brasil.

Como presidente de la Cámara de Diputados hasta que surgieron las acusaciones, fue el principal impulsor del proceso de juicio político que derivó en la salida de la izquierdista Dilma Rousseff de la presidencia de Brasil. Rousseff fue acusada de incumplir las normas fiscales para ocultar problemas en el presupuesto del gobierno.

Cunha ha sido un aliado clave del nuevo presidente, Michel Temer, que era el vicepresidente de Rousseff. Pero tras la votación acusó al gobierno de Temer de sumarse a la campaña por castigarlo por la destitución de Rousseff.

“Todo esto es porque yo abrí el proceso de juicio político. El Partido de los Trabajadores desea un trofeo para decir que esto fue un golpe de Estado”, afirmó Cunha, en referencia al partido de Rousseff. “Este gobierno delincuente ya se ha ido gracias a mí".

Cunha dijo que tiene previsto publicar un libro contando los acuerdos en la sombra que llevaron a la impugnación de la expresidenta.


Anuncio