Anuncio

La ONU confía en que Grecia complete la aprobación del acuerdo con Macedonia

United Nations mediator Matthew Nimetz arrives at the government building on the meeting with Macedonian PM Zoran Zaev (not on the picture) in Skopje, The Former Yugoslav Republic of Macedonia, on 01 February 2018. EFE/EPA/File

United Nations mediator Matthew Nimetz arrives at the government building on the meeting with Macedonian PM Zoran Zaev (not on the picture) in Skopje, The Former Yugoslav Republic of Macedonia, on 01 February 2018. EFE/EPA/File

EFE

La ONU confió hoy en que Grecia complete la aprobación del acuerdo alcanzado con la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) para resolver la disputa por el nombre de este país.

“Confío en la finalización del proceso como se fijó en el acuerdo”, señaló en un comunicado el mediador para el conflicto, Matthew Nimetz.

El enviado de Naciones Unidas se expresó así mientras en Atenas miles de personas participaron en una gran manifestación contra el pacto, que prevé cambiar el nombre de la ARYM por el de Macedonia del Norte.

En su nota, Nimetz confirmó que el 16 de enero el Gobierno macedonio entregó formalmente al heleno la confirmación de que ha finalizado todos sus procedimientos internos necesarios para que el acuerdo entre en vigor, por lo que ahora sólo queda pendiente que Grecia haga lo propio.

El Ejecutivo de Atenas remitió este sábado el acuerdo al Parlamento, dando comienzo al proceso final de ratificación.

El lunes, la Mesa del Parlamento se reunirá para establecer el calendario de sesiones de las comisiones de Defensa y Asuntos Exteriores, que discutirán el texto antes de su debate final en el pleno, previsto para finales de la semana.

El acuerdo de Prespa, que lleva el nombre del lago fronterizo a cuyas orillas se firmó, estipula que el nombre definitivo de la ARYM será República de Macedonia del Norte, o Macedonia del Norte, en su forma abreviada, y deberá ser utilizado de esa manera dentro y fuera del país (erga omnes).

Con este pacto, ambos países pretenden cerrar una disputa que se ha prolongado desde que este país balcánico se independizó de Yugoslavia en 1991.

La implementación del acuerdo abriría el camino para la integración de Macedonia del Norte en la Unión Europea y la OTAN, vetada hasta ahora por Atenas, que se negó a reconocer al país vecino con su nombre constitucional, República de Macedonia, por temor a que hubiera reclamaciones sobre la región homónima en el norte de Grecia.

Para los movimientos nacionalistas griegos, que lideran ahora la oposición al acuerdo alcanzado entre los dos Gobiernos, al aceptar la inclusión del término de Macedonia en el nombre del país vecino, Grecia cede soberanía nacional y abre las puertas a reclamaciones territoriales por parte de ARYM.


Anuncio