Latinoamérica reaparece como "continente olvidado" en edición de Michael Reid

EFE

América Latina sigue siendo un "continente olvidado" aunque un poco menos que hace diez años, y afronta ahora mismo "un cuadro más complicado", con liderazgos más populistas, en un contexto mundial de repliegue de Estados Unidos y con una mayor presencia de China.

Así se expresa el periodista y escritor británico Michael Reid, que acaba de presentar en Colombia una edición revisada y actualizada de su libro "El continente olvidado. Una historia de la nueva América Latina" (Crítica).

El libro, publicado hace 10 años por Belacqua, reaparece ahora ampliado y muestra la realidad del continente desde México a Argentina, centrándose en los nuevos retos de una sociedad "más educada, más exigente, mejor conectada pero con mayor malestar".

En una entrevista con Efe, Reid, que fue editor para las Américas de la revista The Economist, donde escribe semanalmente la columna "Bello" (sobre Latinoamérica), se muestra preocupado por el populismo en la región.

"La democracia latinoamericana ha aguantado bastante en un contexto de regresión democrática. Hay dos casos claros que son Venezuela y Nicaragua. El temor sobre una práctica democrática de la política está ahora tanto en Brasil como México", declara.

Según Reid, el populismo, "que no es sinónimo de derechas ni de izquierdas", parecía que iba en declive tras la alternancia política que siguió a la llamada marea rosa (los Gobiernos de izquierda en América del Sur en la década pasada).

Sin embargo, el colapso de las opciones de centro y la aparición de Jair Bolsonaro en Brasil y Andrés Manuel López Amador en México, "que tienen en común que se presentan como salvadores de sus naciones", abren incógnitas en la región.

Respecto a Brasil, país donde vivió y publicó en 2014 el libro "Brazil: The Troubled Rise of a Global Power" (Yale University Press), Reid augura conflictos dentro de un Gobierno "lleno de gente diversa", y agitación en la calle por parte del PT (Partido dos Trabajadores) que "está en una posición cómoda en la oposición".

Junto a los nuevos líderes de América Latina, Venezuela es otra de las preocupaciones del autor y dedica un capítulo del libro para describir el ascenso y caída del régimen bolivariano.

Según el periodista, el régimen chavista, "que era un problema para los venezolanos", se ha convertido en un problema par América Latina.

"La economía sigue cayendo, la producción de petróleo, están expulsando a su gente -cosa que Cuba hizo también-, pero a diferencia de Cuba, Venezuela es un estado fallido penetrado en partes por el crimen organizado y en tierra firme", destaca.

El libro también dedica un gran espacio al desarrollo económico de la región, a sus retos y su dependencia de las materias primas.

Coincidiendo con organismos macroeconómicos internacionales, Reid comenta que América Latina se enfrenta a un grave problema de productividad.

"El crecimiento no va a llegar de una mano de obra barata, tiene que venir de la inversión en capital humano, en infraestructuras, habilidades y diversificación; hace falta una agenda pública y un impulso del sector privado", resalta.

"El continente olvidado" dedica gran espacio a abordar las debilidades estructurales crónicas de la región. Escasas exportaciones, poco ahorro e inversión, falta de diversificación y bajo rendimiento de trabajadores y empresas son señaladas como temas capitales que frenan el crecimiento.

"Las materias primas son una parte importante de las economías de América y no hay nada malo en eso; lo importante es que los países ahorren para que no haya efecto en el tipo de cambio", señala el escritor para explicar lo que califican los economistas como la "enfermedad holandesa".

Dentro de este plano económico, Reid aboga por un mercado regional integrado que, en su opinión, "beneficiaría a todos, daría más escala y coordinaría infraestructuras y reglamentación".

"Ha habido un intento tímido de acercamiento entre la Alianza del Pacífico y Mercosur...vamos a ver qué pasa con eso", añade.

Por último, volviendo al inicio del libro donde explica brevemente la llegada de los europeos a América, el periodista británico reflexiona sobre las relaciones de España y Portugal con América Latina, teniendo en cuenta que la semana que viene se celebra en Guatemala la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.

"España y Portugal son una parte importante de la historia. Fueron ejemplo de transiciones políticas y, evidentemente, ha habido una inversión significativa de España S.A., pero la relación política es un poco episódica, distante; creo que hay unos lazos culturales que sí es un activo y que se puede hacer más", concluye.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°