Anuncio

Espinosa quiere que los líderes vayan “más allá del mero interés nacional”

La Presidenta electa de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), la ecuatoriana María Fernanda Espinosa Garcés (i). EFE/POOL/Archivo

La Presidenta electa de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), la ecuatoriana María Fernanda Espinosa Garcés (i). EFE/POOL/Archivo

EFE

La ecuatoriana María Fernanda Espinosa presidirá a partir de este lunes los debates de alto nivel de la Asamblea General de la ONU y quiere que los líderes mundiales vayan “más allá del mero interés nacional”.

“Estamos viviendo un mundo donde se necesita ir más allá del mero interés nacional. Se necesita pensar de manera generosa en las futuras generaciones”, explica la excanciller ecuatoriana en una entrevista con Efe.

Espinosa, que fue elegida este año como presidenta del 73 periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, dirigirá la próxima semana los debates en los que intervendrán unos 130 jefes de Estado y de Gobierno, y que empezarán el lunes con una cumbre por la paz en memoria de Nelson Mandela.

En su opinión, los líderes tienen que actuar para “dejar a las futuras generaciones un planeta mejor del que nos encontramos”.

Ello pasa, explica, por numerosas cuestiones como combatir la contaminación, establecer nuevos patrones de producción y consumo o crear sociedades más pacíficas y libres del terrorismo.

“Necesitamos liderazgo global y acción colectiva en los temas más apremiantes”, asegura la presidenta de la Asamblea General.

Ese llamamiento contrasta en parte con el auge en los últimos años de posturas aislacionistas o con mensajes como el que prevé llevar a Nueva York el presidente de EE.UU., Donald Trump, quien defenderá la primacía de la “soberanía” nacional frente al multilateralismo, según ha adelantado su Gobierno.

Espinosa, sin embargo, no ve un conflicto entre esos dos conceptos y defiende que ambos se pueden “armonizar”.

“Todo país tiene su interés nacional. Todo país tiene la responsabilidad de velar por su soberanía y el interés colectivo de su pueblo de manera inmediata, pero creo que eso no está reñido, no excluye la necesidad de tener una mirada generosa, más global”, explica.

Tal y como recuerda, el de hoy es “un mundo interconectado inexorablemente”, por lo que las naciones deben trabajar juntas para responder a los principales problemas.

En ese sentido, Espinosa destaca el interés que los jefes de Estado y de Gobierno muestran por acudir a Naciones Unidas y poder usar su plataforma.

El motivo, asegura, es que la ONU “sigue siendo relevante” y es “capaz de responder a lo que está ocurriendo en el mundo”.

“La gran mayoría de la membresía es consciente que la única manera de responder y atender los problemas globales (...) es precisamente esta casa”, apunta.

Al mismo tiempo, Espinosa considera clave construir unas Naciones Unidas que sean “relevantes para la gente” y acercar su labor a todos los ciudadanos.

“Esto no es pura retórica, es traducir el trabajo que hace la organización para que las personas sientan que hay algo mayor que se preocupa por ellos”, señala.

La exresponsable de Exteriores de Ecuador es solo la cuarta mujer que preside la Asamblea General de la ONU y quiere aprovechar su mandato para situar la igualdad de género como una prioridad.

“Ser la cuarta mujer presidenta en 73 años de historia de Naciones Unidas quiere decir que todavía nos falta mucho”, advierte.

Además, es la primera latinoamericana, algo que considera “un privilegio” y “una oportunidad”, pero también “una gran responsabilidad”.

“Las mujeres, cuando nos ganamos espacios de toma de decisiones, tenemos que probar doblemente que somos capaces, doblemente que podemos hacer bien el trabajo y doblemente que nos hemos ganado con esfuerzo el espacio en el que estamos”, destaca.

Sobre la situación en su región, con varios focos de inestabilidad como Venezuela o Nicaragua, asegura que la seguirá con especial atención, pero recuerda que su responsabilidad ahora mismo abarca a todo el mundo.


Anuncio