Anuncio

Se cumple el plazo de aranceles a la aceituna española sin un anuncio

El plazo marcado para que la Comisión de Comercio Internacional (ITC) ofrezca su recomendación definitiva sobre el aumento de aranceles a las importaciones de aceituna negra española se cumplió hoy sin que el Departamento de Comercio haya anunciado su decisión al respecto. EFE/ARCHIVO

El plazo marcado para que la Comisión de Comercio Internacional (ITC) ofrezca su recomendación definitiva sobre el aumento de aranceles a las importaciones de aceituna negra española se cumplió hoy sin que el Departamento de Comercio haya anunciado su decisión al respecto. EFE/ARCHIVO

EFE

El plazo marcado para que la Comisión de Comercio Internacional (ITC) ofrezca su recomendación definitiva sobre el aumento de aranceles a las importaciones de aceituna negra española se cumplió hoy sin que el Departamento de Comercio haya anunciado su decisión al respecto.

Ni la ITC ni el Departamento de Comercio hicieron hoy pública su decisión definitiva sobre la necesidad de aplicar más gravámenes a la oliva española importada, pero de seguir la pauta de su investigación sobre el daño que causa a los productores estadounidenses, finalmente adoptará los aranceles de manera formal.

Después de recibir hoy la resolución final de la ITC, el Departamento encabezado por Wilbur Ross deberá decidir próximamente si confirma la imposición de aranceles por competencia desleal y derechos compensatorios por las subvenciones que reciben los productores españoles, como resultado final de las investigaciones.

El pasado 10 de julio, la ITC ya anunció que ha realizado “determinaciones afirmativas” en su fase final de investigaciones antidumping y de derechos compensatorios sobre la aceituna negra de España, aunque emplazó su decisión definitiva hasta hoy.

La comisión aseguró entonces que la industria local está “materialmente perjudicada por las importaciones de aceitunas negras españolas, que dijo que “están subsidiadas y vendidas a precios inferiores al valor razonable”.

El Departamento de Comercio, por su parte, ya determinó a principios de junio que la aceituna española importada incurre en competencia desleal y que los productores españoles reciben “subvenciones injustas”.

La Comisión de Comercio no mencionó ninguna sanción comercial, pero según los productores y exportadores españoles, en caso de prosperar el proceso, los aranceles a la importación de aceituna negra española pasarán del 21,60 % establecido provisionalmente, a un 34,75 %.

En su investigación, el Gobierno del presiente Donald Trump concluyó que los productores españoles vendieron aceitunas a un precio entre un 16,88 y un 25,50 % inferior al valor de mercado.

En la práctica, la decisión de la ITC supone la confirmación de los aranceles impuestos por el Departamento de Comercio el pasado 11 de junio del 34,75 %, del que un 20 % corresponde al procedimiento antidumping y el 14,75 % restante al de las subvenciones.

Los aranceles se imponen por un periodo de cinco años prorrogables por períodos iguales y supondrán la pérdida de la práctica totalidad del mercado norteamericano de aceituna negra para España, además de crear un precedente para todos los productos agrícolas procedentes de la UE, al poner en cuestión el modelo de ayudas de la Política Agraria Comunitaria (PAC).

El Gobierno de España no descarta llevar el caso ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) y se ha mostrado contrariado porque a día de hoy no hay evidencias suficientes que justifiquen el incremento de aranceles.

Las ventas de aceituna española están valoradas en unos 70 millones de dólares anuales.


Anuncio