Anuncio
Share
Internacional

Deportan a un exmilitar colombiano acusado de participar en cinco asesinatos

Estados Unidos deportó el martes al exmilitar colombiano Oscar Gómez Cifuentes, supuestamente implicado en el asesinato de cinco personas en un rancho en Colombia en noviembre de 2007, informó hoy el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). EFE/ARCHIVO

Estados Unidos deportó el martes al exmilitar colombiano Oscar Gómez Cifuentes, supuestamente implicado en el asesinato de cinco personas en un rancho en Colombia en noviembre de 2007, informó hoy el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Gómez Cifuentes es uno de los siete militares que fueron detenidos e investigados en Colombia por simular en 2007, a cambio de dinero, la muerte del líder paramilitar Dumar de Jesús Guerrero Castillo, alias “Carecuchillo”, que pertenecía a las disueltas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Los hechos se remontan al 4 de noviembre de 2007, cuando los militares se enfrentaron supuestamente a miembros del Ejército Revolucionario Popular Anticomunista (ERPAC) en la zona rural del municipio de Cumaribo (este) y anunciaron que habían acabado con Guerrero Castillo y con otros cuatro integrantes del grupo.

Meses más tarde, el 20 de mayo de 2008, el líder paramilitar se entregó a la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía de Colombia y se demostró entonces que su muerte había sido un montaje.

Según la investigación que llevó a cabo entonces la Fiscalía de Colombia, dos de los cinco cadáveres encontrados no estaban identificados y, al parecer, habían sido exhumados del cementerio de esa localidad y presentados como combatientes.

Estos hechos se habían originado supuestamente por acuerdos previos entre los paramilitares y el coronel Gómez Cifuentes con el pago de dinero para eludir la persecución de “Careuchillo”.

Ese incidente se engloba dentro de los conocidos como “falsos positivos” en Colombia, ejecuciones extrajudiciales de civiles a manos de uniformados para presentar los cadáveres como guerrilleros o paramilitares muertos en combate, para conseguir beneficios en permisos y ascensos, entre otros.

Según indicó hoy en un comunicado el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, después del suceso, entre 2008 y 2014, Gómez Cifuentes fue admitido en tres ocasiones en Estados Unidos, a través de Nueva York y Miami, con un permiso de visitante.

En sus dos primeras visitas, Gómez Cifuentes volvió a Colombia, pero la tercera vez que entró a EEUU, en 2014, se quedó de forma irregular en el país, infringiendo las normas de su visado.

El 4 de abril de 2017, un juez federal de inmigración ordenó que Gómez Cifuentes fuera expulsado a Colombia y, aunque el acusado recurrió esa decisión, el 10 de junio de 2017 agentes de la oficina en Miami del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas detuvieron al acusado y prepararon su deportación.

La expulsión se llevó a cabo este martes.


Anuncio