Gutiérrez pide ampliar la zona de desastre a todos los municipios de P.Rico

El congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, pidió hoy que todos los municipios de Puerto Rico sean declarados zona de desastre por el Gobierno federal y que además la isla sea considerada en emergencia sanitaria.

"Agradezco la rápida respuesta del presidente Donald Trump, que permitirá la llegada de recursos federales para la reconstrucción de la isla", que antes de la llegada del huracán María ya había sufrido daños provocados por Irma valorados en 1.000 millones de dólares, declaró en conferencia de prensa.

El legislador, de origen boricua, dijo que los 3,5 millones de habitantes de Puerto Rico se encuentran sin electricidad, agua potable, alimentos y atención médica regular.

"Estos huracanes han sido devastadores y nos encuentran en un momento particularmente débil", señaló.

Según Gutiérrez, el Gobierno de Puerto Rico está "quebrado" y el Tesoro no tiene recursos para reconstruir la infraestructura destruida por el paso de los huracanes, por la austeridad y el control fiscal impuestos por el Congreso para el pago de la deuda de 72.000 millones de dólares.

"Las 78 municipalidades tienen que ser incluidas en la ayuda, y no solamente las 50 mencionadas hasta ahora como zona de desastre", agregó.

La ayuda anunciada hoy por la Casa Blanca puede incluir subvenciones para viviendas temporales y reparaciones de las casas, préstamos de bajo costo para cubrir pérdidas en propiedades no aseguradas y otros programas para ayudar a individuos y dueños de negocios a recuperarse de los efectos del desastre.

El ojo del ciclón tocó tierra en la mañana del miércoles en la costa sureste de Puerto Rico como huracán de categoría 4 y vientos de 155 millas (250 kilómetros) por hora y azotó durante unas seis horas la isla.

Su paso dejó un saludo de seis víctimas mortales, según medios locales, graves inundaciones, el desbordamiento de numerosos ríos y que la práctica totalidad de la isla quedase sin electricidad.

Gutiérrez lamentó hoy que, como consecuencia de diez años de recesión, crisis financiera y alto desempleo, la isla perdió 5.000 médicos que hoy no están disponibles para asistir a la población, por lo que reclamó además la declaración de emergencia sanitaria.

Gutiérrez se reunió hoy en el Centro Cultural Puertorriqueño de Chicago con autoridades locales y de organizaciones comunitarias para coordinar la ayuda de la "diáspora boricua".

"Los recursos tienen que llegar rápido, necesitamos de la furia del Gobierno federal en la respuesta", señaló.

Por este motivo, sugirió la vía aérea para la ayuda de emergencia, porque Puerto Rico se encuentra a más de 1.000 millas del puerto más cercano y se necesitarían por lo menos diez días para hacer llegar cargamentos por vía marítima.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
51°