Anuncio
Share

McDonald’s y Starbucks le prohíben a sus clientes ver pornografía en sus establecimientos

Estas dos famosas franquicias norteamericanas han decidido bloquear de su Wi-Fi el acceso a páginas pornográficas, moción que muchos activistas han aplaudido.

Estas dos famosas franquicias norteamericanas han decidido bloquear de su Wi-Fi el acceso a páginas pornográficas, moción que muchos activistas han aplaudido.

Los grupos anti-pornografía pueden cantar victoria, pues se han consumado sus esfuerzos para lograr que McDonald’s y Starbucks bloquearan el acceso a páginas pornográficas de sus conexiones inalámbricas a Internet (Wi-Fi).

La famosa cadena de hamburguesas reaccionó primero ante esta petición colocando filtros para regular lo que ven sus clientes en Internet, algo que comenzaron a implementar hace ya algunos meses en Estados Unidos y en el Reino Unido.

“McDonald’s siempre está trabajando para proveer un ambiente sano y seguro para todos sus usuarios (...), nunca escuchamos de boca de algún cliente que esto haya sido un problema, pero pudimos ver en esta problemática una oportunidad de acción que se identifica con nuestra meta de proveer una experiencia familiar de calidad dentro de nuestros restaurantes”, estas fueron las palabras que un vocero de la compañía compartió al hacerse pública esta decisión.

Al ver la algarabía que esta noticia causó en Internet, CNNMoney habló con Starbucks, la famosa franquicia de cafeterías, la cual también está a punto de hacer lo mismo que McDonald’s en todas sus tiendas alrededor del mundo. “Nosotros nos reservamos el derecho de detener cualquier comportamiento que interfiera con la experiencia de nuestros clientes, incluyendo lo que un determinado usuario esté viendo en nuestro Wi-Fi gratuito”, le explicó la compañía al medio de comunicación.

“Esto es una gran victoria”, así lo sentenció Donna Rice Hughes, presidenta del grupo anti-pornografía llamado Enough is Enough (Suficiente es Suficiente en español). “Estamos orgullosos de que McDonald’s y Starbucks estén dando este paso. Los padres necesitan saber en cuáles restaurantes familiares están a salvo de esta amenaza.

Aunque no hay estadísticas reales que demuestren con cuánta frecuencia el Internet de estos lugares ha sido usado para ver material pornográfico, Hughes señala que ha habido reportes de puntos de Wi-Fi públicos donde se ha registrado un alto tráfico de pornografía infantil, crimen que según ella es muy difícil de detectar por ser realizado desde una red de conexión a Internet totalmente abierta.

Estos grupos anti-pornográficos señalan que los filtros que restaurantes como Chick-fil-A le están agregando a sus Wi-Fi son tan sofisticados que la gente puede ver el último episodio de Game of Thrones, una serie que está dirigida al público adulto, pero no pornografía.


Anuncio