Anuncio
Share

Guatemala: Inicia juicio histórico por presuntas violaciones

Una pancarta con la foto del ex dictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, fue colocada en las afueras de la sala de audiencia judicial donde son enjuiciados por cargos de genocidio al ex gobernante y al ex general José Rodríguez, en Ciudad de Guatemala, el lunes 11 de enero de 2016. Un tribunal guatemalteco suspendió el lunes el inicio de un juicio especial contra Ríos Montt debido a que aún continúa pendiente la resolución de tres recursos judiciales. (AP Photo/Moises Castillo)
(Moises Castillo / AP)

Un ex militar retirado y un paramilitar serán juzgados a partir del lunes por presunto asesinato, desaparición, violaciones sexuales y esclavitud laboral de al menos 15 mujeres durante el conflicto armado en Guatemala.

Con una sala casi abarrotada de familiares de las víctimas, activistas y el cuerpo diplomático el tribunal de Mayor Riesgo “A’’ comenzará a juzgar al militar retirado Steelmer Francisco Reyes Girón por delitos contra los deberes de la humanidad en su forma de violencia sexual, por atentar contra la dignidad personal y asesinato.

Solo 11 de las 15 víctimas se presentaron al debate.

La fiscal Hilda Pineda dijo que Reyes Girón en su calidad de subteniente del ejército y comandante de pelotón “autorizó y consintió que soldados del ejército bajo su mando ejercieran violencia sexual y tratos inhumanos, crueles y denigrantes en contra de mujeres mayas Q*eqchí".

La fiscal describió que las agresiones fueron repetitivas, prolongadas y utilizadas “como un arma de guerra”.

El otro acusado es Heriberto Valdez Asij, quien en su momento fue un comisionado militar -civil con funciones de militar- por delitos contra los deberes de la humanidad en su forma de violencia sexual y desaparición forzada.

El abogado de los acusados Moisés Galindo intenta detener el proceso alegando que existe una solicitud de amparo por considerar que los jueces del tribunal no son imparciales. Sin embargo, la fiscalía explicó que la Corte Suprema de Justicia no otorgó el amparo provisional como para frenar el inicio del proceso.

“Mi defendido tiene derecho a ser juzgado por un tribunal imparcial”, dijo Galindo al tribunal en su intento por detener el inicio del juicio.

La fiscalía recibió en 2011 una denuncia según la cual durante los años 1982 y 1983 al menos 15 indígenas Q*eqchí fueron detenidas en el destacamento militar Sepur Zarco, ubicado en el municipio de El Estor en el departamento de Izabal, en 4l norte del país, donde fueron esclavizadas.

En la sala las víctimas vestían sus trajes indígenas y llevan cubiertas las cabezas y las caras para no ser vistas. En solidaridad, otras mujeres dentro de la audiencia también se cubrieron la cabeza.

Los delitos cometidos por los acusados pueden ser juzgados más de 34 años después debido a que se consideran de lesa humanidad y por lo tanto no prescriben.

Según la denuncia las agresiones y violaciones duraron unos seis meses durante los cuales además de ser violentadas las mujeres tuvieron que cocinar y limpiar para los soldados.

La denuncia también incluye la desaparición y muerte de al menos cuatro personas.

Guatemala vivió una guerra durante 36 años entre el ejército y la guerrilla izquierdista. Según Naciones Unidas 245.000 personas fueron muertas o desaparecidas en ese período.


Anuncio