Anuncio
Share
Estados Unidos

SU BOLSILLO: ¿Tiene un familiar en un hogar de ancianos? Hay nuevos motivos de preocupación

Un informe

Un informe del Congreso reveló los nombres de casi 400 hogares de ancianos, incluidos 28 en California, citados por atención de calidad inferior y que no habían sido dados a conocer públicamente. (AFP / Getty Images)

Todos los estadounidenses deben sentirse alarmados ante las noticias de que cientos de hogares de ancianos con un “registro persistente de atención deficiente” fueron mantenidos en secreto por las autoridades gubernamentales.

Deberían estar igualmente preocupados de que, aunque la administración Trump asegura que se ocupa de este problema, la realidad es que ha relajado la supervisión de la industria, lo cual podría poner en peligro a los adultos mayores.

Es un asunto que va más allá de los 1.3 millones de personas que, se estima, residen actualmente en hogares de ancianos. A medida que la edad promedio de la población en EE.UU aumenta constantemente, más de nosotros recurriremos a esos centros de atención para nuestros padres ancianos y, eventualmente, para nosotros mismos.

“Nos gustaría pensar que podemos esperar una atención de alta calidad, pero no es el caso”, afirmó Eric Carlson, abogado de Justice in Aging, una organización sin fines de lucro enfocada en temas de pobreza y tercera edad. “La gente debería estar preocupada; no entrar en pánico, pero sí hacer sus tareas”, indicó. “No se puede dar nada por sentado”.

Anuncio

Un informe dado a conocer la semana pasada por los senadores de Pensilvania Bob Casey (un demócrata) y Patrick J. Toomey (republicano) enumeró cerca de 400 hogares para adultos mayores que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS, por sus siglas en inglés) habían citado por atención deficiente, pero nunca los habían nombrado públicamente.

Veintiocho de ellos están en California, muchos en el sur de Estados Unidos. Intenté contactarlos.

Algunos, como el Long Beach Healthcare Center, recibieron el mensaje pero nunca respondieron. Otros, como Santa Anita Convalescent Hospital, contestaron con un enérgico “sin comentarios”, y colgaron.

Puede ver la lista completa en el informe.

Anuncio

“En tales instalaciones, algunos residentes han experimentado un absoluto descuido, como no tener una nutrición adecuada o languidecer en condiciones inmundas”, afirma el documento. “Algunos adultos mayores y personas con discapacidades incluso han sufrido abusos físicos, agresión sexual y muerte prematura”.

Lori Smetanka, directora ejecutiva de National Consumer Voice for Quality Long-Term Care, un grupo de presión, remarcó que no deberían ser necesarias las acciones del Congreso para que se revelen los nombres de los hogares de ancianos cuestionables. “El hecho de que esta información no se haya revelado anteriormente es preocupante”, remarcó. “Los consumidores necesitan toda la gama de información disponible para tomar las mejores decisiones”.

Sólo unos pocos meses después de que el presidente asumiera el cargo, en 2017, su gobierno anunció que revisaría las solicitudes de la industria de hogares de ancianos y cambiaría la forma en que se imponen las multas por violaciones reglamentarias. En lugar de sancionar a un asilo de personas de la tercera edad por cada día de incumplimiento -que era típicamente como funcionaban las cosas cuando la administración Obama endureció los controles- la Casa Blanca de Trump impondría un gravamen por cada infracción.

Esto suavizó el endurecimiento regulatorio y minimizó un incentivo clave para que los asilos solucionen rápidamente los problemas.

Sin embargo, la Dra. Kate Goodrich, directora del Centro de Estándares Clínicos y Calidad de Medicare, emitió un comunicado la semana pasada insistiendo en que “mejorar la seguridad y la calidad en los hogares de ancianos de Estados Unidos es una de las principales prioridades de CMS”.

Los CMS supervisan todas las instalaciones que reciben fondos públicos.

En respuesta al informe, Goodrich dijo que la agencia “agradece la atención reciente sobre la calidad de la atención en hogares de adultos mayores, que amplificó el importante diálogo nacional”. También expresó que la administradora de los CMS Seema Verma, designada por Trump, “ha hecho de asegurar la calidad de las instalaciones de ancianos una prioridad”.

Si este informe refleja los mejores esfuerzos de Verma, las personas mayores están en serios problemas.

Anuncio

Mientras que los CMS divulgaron los nombres de alrededor de 80 hogares de ancianos con problemas documentados -el llamado programa ‘Special Focus Facility’ (instalación con foco especial) de la agencia- mantuvieron en secreto a cientos de otros establecimientos considerados “candidatos” para una revisión más profunda.

El informe de Casey y Toomey nombra a los casi 400 hogares de ancianos, candidatos, y los señala como “indistinguibles”, en términos de calidad de atención, de aquellos hogares identificados como “foco especial” hasta abril.

Un anexo al informe cita varios casos de inquilinos de hogares que corrieron peligro en las instalaciones candidatas. En Georgia, por ejemplo, una residente de un asilo “pudo salir por la ventana y escapar. Esta misma persona fue encontrada en las vías del tren, cuando este se aproximaba”.

Un centro de Kansas “no le dio a un residente el medicamento recetado durante 12 días, después de que la persona fuera admitida”. Un inquilino de un asilo de ancianos de Michigan “a quien le extrajeron un catéter, se desangró toda la noche, y cuando finalmente lo llevaron al hospital, a la mañana siguiente, falleció”.

Un hogar en Texas “no controló el sistema séptico, lo que causó que una sustancia negra y maloliente pasara por los desagües y se filtrara en el piso de la cocina, cerca de las áreas de preparación de alimentos. El lugar continuó sirviendo comida a los residentes desde esa misma cocina”.

Nuevamente, las identidades de estos hogares de ancianos se mantuvieron en secreto ante el público, lo cual significa que las familias que buscan atención para sus seres queridos ancianos no se habrían enterado de los incidentes, independientemente de cuántas averiguaciones hubiesen realizado.

En respuesta al informe de la semana pasada, los CMS afirmaron que comenzarían a divulgar los nombres de los hogares candidatos, junto con las instalaciones señaladas como ‘foco especial’. La agencia señaló que esa mayor transparencia comenzaría “pronto”.

Eso es un paso en la dirección correcta. No obstante, aquí hay otros recursos a tener en cuenta:

Anuncio

  • Comience su búsqueda de un hogar para la tercera edad calificado con el índice Nursing Home Compare, de los CMS, que proporciona información y calificaciones para todas las instalaciones certificadas por Medicare y Medicaid. Presumiblemente, el índice reflejará la nueva y mayor transparencia de la agencia.
  • Eche un vistazo a otros rankings en línea, como los listados ofrecidos por S. News and World Report y Yelp.
  • No sea tímido a la hora de pedir un consejo a su médico o a sus Comuníquese con los trabajadores sociales de su zona y pregúnteles qué han escuchado acerca de diversas instalaciones.
  • Programe visitas a los hogares que le interesan y reúnase con el personal superior. Pida hablar con los residentes y ver citaciones Las instalaciones con buena reputación no dudarán en compartir dicha información.

“Visitar en persona estos sitios es la mejor manera de conocer un centro, y asegurarse de que sea el adecuado para las necesidades del consumidor”, consideró el Dr. David Gifford, vicepresidente sénior de asuntos regulatorios y de calidad de la American Health Care Association, grupo comercial de la industria de cuidados a largo plazo.
Para Smetanka, del grupo National Consumer Voice for Quality Long-Term Care, es una cuestión de confianza. “Uno debe poder confiar en que los lugares que busca para sus seres queridos le brindarán la atención necesaria”, dijo.

Como por ejemplo, mantener a la abuela bien lejos de las vías del tren.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio