Anuncio
Share

Se burlan y venden tacos frente a oficina de campaña de Donald Trump

Convocados por el concejal Paul López, que presenta la zona con más alta concentración de latinos en la capital de Colorado, una decena de camiones de comidas o "loncheras" llegó esta tarde a vender tacos frente a las oficinas de campaña del candidato republicano a la Presidencia, Donald Trump, en Denver.

Convocados por el concejal Paul López, que presenta la zona con más alta concentración de latinos en la capital de Colorado, una decena de camiones de comidas o “loncheras” llegó esta tarde a vender tacos frente a las oficinas de campaña del candidato republicano a la Presidencia, Donald Trump, en Denver.

La declaración de un seguidor hispano de Donald Trump de que, sin el candidato republicano, algún día podría haber “puestos de tacos en cada esquina” de Estados Unidos, generó burlas, sin mencionar antojos, en todo internet.

Cientos de tuits con el hashtag “taco trucks on every corner” (puestos de tacos en cada esquina), aparecieron en Twitter la tarde del viernes, la mayoría de ellos escritos por personas con un tremendo antojo por la comida mexicana.

Convocados por el concejal Paul López, que presenta la zona con más alta concentración de latinos en la capital de Colorado, una decena de camiones de comidas o “loncheras” llegó esta tarde a vender tacos frente a las oficinas de campaña del candidato republicano a la Presidencia, Donald Trump, en Denver.

Aunque alguna vez cuestionados y todavía altamente regulados, las “loncheras” se han convertido en un elemento crítico para la economía de los barrios hispanos de Denver, y desde hoy, esos camiones y sus comidas también son un elemento político.

El lugar se eligió en respuesta a las declaraciones de Marco Gutiérrez, cofundador de Latinos a favor de Trump, quien este jueves por la noche indicó durante una entrevista con la cadena MSNBC que, si la situación migratoria no cambia, “habrá camiones vendiendo tacos en cada esquina”.

“Señor Trump: no estamos aquí para recibir una limosna, sino para ganarnos la vida y para votar”, declaró López mientras saboreaba un “taco mestizo” comprado en uno de los camiones allí estacionados.

De hecho, los camiones de comidas forman parte desde hace un mes del programa Denveright, un plan a 20 años que coordina las gestiones de crecimiento económico en Denver.

Específicamente, las “loncheras” se incluyen en las dos nuevas “zonas de oportunidades económicas” de esta ciudad que en conjunto abarcan los siete barrios con más alto porcentaje de hispanos.

“Los comentarios (de Gutiérrez) no solamente fueron una ofensa, sino que están totalmente equivocados”, declaró a Efe Rick Palacio, presidente del Partido Demócrata de Colorado.

Para Palacio, los camiones de comidas son “uno de los muchos negocios con dueños inmigrantes que resultan una pieza vital para la economía de nuestro estado al crear empleos y permitir que incontables familias de inmigrantes se ganen la vida”.

López conversó también con los transeúntes sobre la razón de llevar camiones de comidas hasta una zona de Denver a la que pocas veces llegan esos vehículos.

Durante sus conversaciones, López enfatizó sobre la necesidad de entender la seriedad de una elección presidencial y, por lo tanto, la necesidad de registrarse para votar.

En la actualidad, según datos municipales, en Denver operan unos 60 camiones de comidas, que sirven desde tacos y cremas heladas hasta comidas venezolanas o chinas.

Según el Reporte Anual 2015 de la Industria de Restaurantes, en Estados Unidos existen unos 4130 camiones de comidas que aportan unos 1.200 millones de dólares al año a la economía del país, es decir, unos 290.000 dólares anuales por camión.

Poco más de la mitad (55 %) de esos camiones opera en la calle y el resto tiene lugares fijos o sólo venden comidas durante eventos. EFEUSA


Anuncio