Anuncio

Víctimas de la matanza en Colorado: un veterano, un policía y una mujer; todas dejan hijos

El padre Bill Carmody se arrodilla durante una vigilia en la iglesia All Souls Unitarian Universalist Church en honor a las víctimas que perdieron la vida en la clínica de Colorado Springs.

El padre Bill Carmody se arrodilla durante una vigilia en la iglesia All Souls Unitarian Universalist Church en honor a las víctimas que perdieron la vida en la clínica de Colorado Springs.

Breves semblanzas de las víctimas de la matanza en una clínica de la organización Planned Parenthood en Colorado Springs, ocurrida el viernes pasado:

KE’ARRE STEWART

Tenía 29 años y dejó dos hijas, de 11 y 5 años, que viven en Texas. El hombre estaba en la clínica acompañando a alguien cuando fue acribillado, dijo Amburh Butler, su amiga y portavoz de la familia.

Butler dijo que conoció a Stewart a los 11 años de edad en Waco, Texas, y eran enamorados en la escuela secundaria. Ambos se enrolaron en el ejército y Stewart fue despachado a Irak, donde le enviaba cartas a Butler describiéndole los horrores de la guerra.

“Me contaba lo terrible que era todo, cómo veía a sus camaradas morir, fue algo horrible para él”, dijo Butler.

Stewart fue enviado a Fort Carson en Colorado Springs en el 2013, dijo Butler. Fue dado de baja al año siguiente.

“Había ido a una guerra donde muere tanta gente, y fue aquí en su patria que murió", comentó.

Butler dijo que la última vez que habló con Stewart fue el jueves, cuando él le comentó que estaba contento porque iba a pasar el Día de Acción de Gracias con sus amistades.

JENNIFER MARKOVSKY

Tenía 36 años de edad y estaba acompañando a una amiga cuando fue abatida fatalmente, dijo su padre al diario The Denver Post.

La mujer, originaria de Colorado Springs, era una mujer dulce y amable y deja atrás dos hijos, dijo el padre, John Ah-King.

GARRETT SWASEY

El policía que fue llamado de emergencia cuando estallaron los tiros en la clínica y fue baleado mortalmente en el lugar.

Swasey estaba casado con dos hijos y ayudaba a oficiar servicios religiosos en Hope Chapel, una iglesia evangélica en Colorado Springs. Antes de incorporarse a la guardia de la universidad, llegó a ser campeón de patinaje sobre hielo.

Era conocido por su disponibilidad a ayudar a otros, incluso, recientemente, salió a ayudar a alguien involucrado en un accidente de tránsito aunque su jornada laboral había concluido y se dirigía a casa, dijo el teniente Marc Pino de la policía universitaria.

Swasey era originario de Melrose, Massachusetts. Se mudó a Colorado en los años 80 con la ambición de practicar patinaje sobre hielo, dijo su padre al diario Boston Globe. Hace seis años se hizo policía, y fue en ese entonces que nació su hija.


Anuncio