Anuncio
Share

‘Trump manda’; Iglesia es blanco de nuevos mensajes racistas contra inmigrantes

Emma Lozano, pastor de la Iglesia Metodista Unida Lincoln, en el barrio latino de Pilsen, dijo que este viernes apareció en la puerta frontal de su iglesia dibujada una esvástica nazi y escritas las letras KKK (por el grupo supremacista blanco Ku Klux Klan) y la frase "Violen y maten a México". Estas imágenes son de ataques realizados en el pasado a la iglesia.

Emma Lozano, pastor de la Iglesia Metodista Unida Lincoln, en el barrio latino de Pilsen, dijo que este viernes apareció en la puerta frontal de su iglesia dibujada una esvástica nazi y escritas las letras KKK (por el grupo supremacista blanco Ku Klux Klan) y la frase “Violen y maten a México”. Estas imágenes son de ataques realizados en el pasado a la iglesia.

Una iglesia metodista de Chicago (Illinois) cuyo pastor es una reconocida activista fue blanco por tercera ocasión de grafitis racistas, aunque esta vez el tono de la amenaza ha aumentado, denunciaron ayer desde el templo.

Emma Lozano, pastor de la Iglesia Metodista Unida Lincoln, en el barrio latino de Pilsen, dijo que este viernes apareció en la puerta frontal de su iglesia dibujada una esvástica nazi y escritas las letras KKK (por el grupo supremacista blanco Ku Klux Klan) y la frase “Violen y maten a México”.

En otro de los mensajes que apareció en la puerta se leía “Trump manda”, en referencia al oficioso candidato presidencial republicano, Donald Trump, que durante la campaña electoral se ha caracterizado por un discurso encendido contra los inmigrantes indocumentados, especialmente los que proceden de México.

Lozano, una reconocida activista por los derechos de los inmigrantes y los refugiados, mostró su nerviosismo por estos mensajes y explicó que ya contactó al Buró Federal de Investigación (FBI) y a las autoridades locales, después de que en marzo pasado recibiese mensajes similares en el templo.

“Tengo miedo, alguien podría causar una explosión”, aseguró Lozano. “Son personas que nos odian por el trabajo que hacemos, hay mucha gente en el país que ahora odia a los mexicanos y a los latinos”.

La iglesia metodista Lincoln, dijo Lozano, es una congregación muy activa en la defensa por los derechos de los inmigrantes y los refugiados y quizás esto, apuntó, ha causado malestar en personas que no comparten la misma filosofía de la iglesia.

Además, dijo, su iglesia también está afiliada a la Iglesia Unida Metodista Adalberto en Humboldt Park, en el extremo norte de la ciudad, en donde la década pasada Elvira Arellano, amiga de Lozano, buscó santuario por más de un año en 2006.

A pesar de estos mensajes racistas, Lozano fue rotunda al afirmar que no cejará en su trabajo por los inmigrantes: “No vamos a parar lo que estamos haciendo”.

Explicó que su hija Tania fue la que descubrió el grafiti y de inmediato le envió fotos desde su celular, que Lozano subió a las redes sociales para dejar claro a los autores de los mensajes de que se mantendrá en la lucha “por la igualdad y no la supremacía”.


Anuncio