Anuncio
Share

Texas deberá aceptar refugiados sirios; juez rechaza petición por segunda ocasión

Refugiados esperan en el paso fronterizo de Öncüpinar, en la provincia de Kilis, Turquía, ayer, 8 de febrero de 2016, para regresar a Siria. Decenas de miles de sirios se agolpan en la frontera con Turquía tras huir de la violencia en la provincia siria de Alepo, sin acceso a ayuda humanitaria o atención médica a la espera de entrar en el país vecino que mantiene el cruce de Bab al Salama cerrado. Pese a la precaria situación, el gobierno turco anunció ayer que no tenía intención de facilitar el paso a los refugiados en un futuro cercano. EFE/Sedat Suna

Refugiados esperan en el paso fronterizo de Öncüpinar, en la provincia de Kilis, Turquía, ayer, 8 de febrero de 2016, para regresar a Siria. Decenas de miles de sirios se agolpan en la frontera con Turquía tras huir de la violencia en la provincia siria de Alepo, sin acceso a ayuda humanitaria o atención médica a la espera de entrar en el país vecino que mantiene el cruce de Bab al Salama cerrado. Pese a la precaria situación, el gobierno turco anunció ayer que no tenía intención de facilitar el paso a los refugiados en un futuro cercano. EFE/Sedat Suna

(SEDAT SUNA / EFE)

Un juez estadounidense rechazó ayer por segunda vez una petición de Texas para evitar que Washington reubique a refugiados sirios en el estado sureño.

“Este tribunal no niega que los refugiados supongan un riesgo. Eso sería imprudente”, afirmó en su fallo el juez federal David Godbey, quien sin embargo dejó claro que Texas no puede hacer nada al respecto.

“En nuestro país, es el Gobierno federal quien está encargado de evaluar y mitigar ese riesgo, ni los estados ni tampoco los tribunales” tienen potestad para ello, agregó.

Dijo, además, que su tribunal no puede interferir en la política exterior ni en la seguridad nacional con base en “posibles daños” y que Texas no ha logrado demostrar que la llegada de sirios suponga una “amenaza sustancial de un daño irreparable”.

Algo parecido dijo en diciembre, al calificar de “especulaciones” los argumentos esgrimidos por el estado.

Detrás de los intentos de Texas está el compromiso de su gobernador, el republicano Greg Abbott, adoptado tras los atentados islamistas de noviembre en París, de no acoger a más refugiados sirios al suponer estos -dijo- una “amenaza para la seguridad”.

Su iniciativa fue secundada por una treintena de gobernadores estadounidenses, en su mayoría republicanos, que cuestionaban la legitimidad de Washington para reubicar a sirios en sus estados.

El fallo de Godbey supone un revés para la palabra adoptada por estos gobernadores.

Tras el rechazo judicial, Texas podría ahora dejar en manos del Congreso -con mayoría republicana- la promulgación de una ley que dote a los estados de competencias para bloquear a refugiados.

“El tribunal reconoce la validez de nuestras preocupaciones, aunque falla que las leyes federales no otorgan poder suficiente a los estados, por lo que el Congreso debería hacer los cambios necesarios para ello” dijo al diario The Texas Tribune una portavoz de la Procuraduría de Texas, Katherine Wise.

En 2015 llegaron a Texas 215 refugiados de Siria, mientras que en lo corrido de 2016 han hecho lo propio otra decena.

La Administración del presidente estadounidense, Barack Obama, por su parte, se comprometió a recibir a un total de 10.000 en todo el territorio estadounidense.


Anuncio