Anuncio
Share

Ted Cruz y Marco Rubio, los latinos que hacen historia con ideas antiinmigrantes

Grupos latinos nacionales señalaron ayer que es la primera vez que un hispano, Ted Cruz, gana unas primarias en EE.UU., a lo que hay que sumar además el tercer puesto de Marco Rubio, pero se mostraron "desilusionados" por las "líneas antiinmigrantes y antilatinas" de sus campañas.

Grupos latinos nacionales señalaron ayer que es la primera vez que un hispano, Ted Cruz, gana unas primarias en EE.UU., a lo que hay que sumar además el tercer puesto de Marco Rubio, pero se mostraron “desilusionados” por las “líneas antiinmigrantes y antilatinas” de sus campañas.

Los dos únicos aspirantes de origen latino a la Casa Blanca, los republicanos Ted Cruz y Marco Rubio, hicieron historia en Iowa, pero distanciados de la lucha de la comunidad hispana en el país, especialmente en cuanto a inmigración.

Grupos latinos nacionales señalaron ayer que es la primera vez que un hispano, Cruz, gana unas primarias en EE.UU., a lo que hay que sumar además el tercer puesto de Rubio, pero se mostraron “desilusionados” por las “líneas antiinmigrantes y antilatinas” de sus campañas.

Cruz se impuso en los caucus de Iowa con el 27,7 % de los sufragios, por delante del polémico multimillonario Donald Trump (24,3 %) y Rubio (23,1 %), con lo que los dos hispanos mejoraron notablemente los resultados que vaticinaban los sondeos de intención de voto, que daban al magnate como claro vencedor.

“Ted Cruz es latino en nombre, pero sus valores realmente no reflejan los valores de esta comunidad”, expresó Esteban Garcés, presidente de Mi Familia Vota (MFV) en Florida.

Ambos republicanos, senadores y de origen cubano, han mostrado durante sus campañas “políticas que no solucionan los problemas de los inmigrantes y en algunos casos extremas”, lamentó Juan Escalante, activista del grupo proinmigrante America’s Voice.

“Rubio ha puesto con orgullo su experiencia como hijo de una familia de inmigrantes que construyó una vida de la nada, pero no propone soluciones para millones de inmigrantes”, dijo Escalante.

Por su parte, la líder sindical Dolores Huerta dijo que ambos aspirantes han adoptado posiciones “extremas de derecha” que “podrían ser devastadoras” para la comunidad latina.

Huerta, fundadora junto con César Chávez del sindicato conocido hoy como Unión de Campesinos (UFW), cuestionó sus planteamientos “antiinmigrantes” y “peligrosamente extremos”.

“Como senador, Cruz ha votado en contra de aumentar el salario mínimo, contra la reforma de préstamos estudiantiles, contra las licencias por enfermedad”, aseguró Huerta.

Sin embargo, el exgobernador conservador de Puerto Rico Luis Fortuño se mostró en desacuerdo al señalar que las prioridades de los latinos en el país son realmente “la educación y el empleo”, en las cuales, dijo, se han enfocado varios de los aspirantes del Partido Republicano.

Erica Bernal, directiva de la Asociación Nacional de Funcionarios Públicos Latinos Elegidos (Naleo), explicó que la comunidad latina cada vez está más educada y es capaz de distinguir y votar por aquellos que “mejor se alineen con sus prioridades y valores”.

La experta recordó el caso del expresidente George W. Bush (1995-2000), quien obtuvo “el 44 % del voto latino” por el apoyo que había mostrado a favor de una reforma migratoria.

De igual forma, en 2012 el 71 % de los latinos apoyaron la reelección del presidente Barack Obama sobre el republicano Mitt Romney (27 %) por sus posturas a favor de la inmigración.

Un año más tarde, el Senado del país aprobó un proyecto de reforma migratoria bipartidista que reforzaba la seguridad fronteriza e incluía un camino a la ciudadanía para los cerca de once millones de indocumentados que se calcula residen en el país.

Sin embargo, ese esfuerzo se estancó desde que el entonces presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, no la sometió a votación en dicha cámara.

Para Garcés, directivo de Mi Familia Vota (MFV), si los republicanos quieren ganar, “tienen que cambiar el tono que están usando”.

“El voto latino va a determinar quién es el próximo presidente”, advirtió el experto, quien lamentó que Cruz, Rubio y los otros candidatos republicanos hablan de “separar las familias, negar el acceso al cuidado médico y el aumento del salario mínimo”.

Garcés precisó que, aunque Cruz y Rubio ganaron en Iowa, no se trata de un estado diverso ni representativo de muchas regiones en donde el voto hispano va a ser definitivo.

Según Naleo, este será crucial especialmente en varios estados “indecisos” y con gran comunidad hispana, entre ellos Colorado, Florida, Nuevo México y Nevada, donde los latinos suponen el 15, 18, 40 y 17 % de la población con derecho a voto, respectivamente.

Bernal señaló que por lo menos 27 millones de hispanos serán elegibles para votar este año en las presidenciales de las que saldrá el sucesor de Obama.

Recordó que si persisten las tendencias de elecciones presidenciales anteriores, se prevé cerca de la mitad de ellos haga efectivo su voto.

Por otro lado, la experta de Naleo aseguró que el voto hispano “puede marcar la diferencia para un candidato o un partido en una contienda muy reñida”.


Anuncio