Anuncio
Share

Ted Cruz: Lucharé contra la migración ilegal, amnistía, seguridad en la frontera y ciudades santuario

El aspirante a la nominación republicana a la presidencia de Estados Unidos, el senador por Texas Ted Cruz, interviene durante un acto de campaña en la noche de los caucus de Iowa, junto a su esposa Heidi, el 1 de febrero de 2016, en Des Moines, Iowa. (Foto AP/Chris Carlson)
(Chris Carlson / AP)

Apoyado en la base evangélica del Partido Republicano en Iowa, el senador Ted Cruz logró convertirse ayer en el primer gran ganador de lo que se prevé sea una larga contienda para definir al candidato que competirá en noviembre por la Oficina Oval de la Casa Blanca.

Nacido en Canadá, hijo de una ciudadana estadounidense y de un inmigrante cubanoamericano, Rafael Edward Cruz refrendó anoche que su victoria estuvo basada en los valores cristianos de los asistentes a las asambleas partidistas de Iowa sobre un rival que no los compartía, el magnate Donald Trump.

“Dios bendiga al gran estado de Iowa. La victoria de esta noche es una victoria para la organización de base. Esta noche es una victoria para los valientes conservadores en todo Iowa y en toda esta gran nación”, dijo Cruz en su discurso, en el que también reiteró su conservadora postura migratoria.

“Si quieren un Presidente que detenga la amnistía (a los indocumentados) y que mantenga la seguridad en la frontera, apoyen a un candidato que peleará por ello”, expresó.

“Les prometo que finalmente vamos a asegurar la frontera y a terminar con las ciudades santuario”, agregó casi al final.

El senador es conocido como uno de los republicanos más intransigentes en la Cámara alta que está en contra de temas como la inmigración indocumentada, el matrimonios gay, el aborto y el gasto del Gobierno.

Armado con una maquinaria de cristianos evangélicos sumamente efectiva y un diseño de estrategia digital sofisticado, la campaña de Cruz apostó por un campanazo en Iowa para intentar colocarse como el candidato a vencer en las siguientes primarias de New Hampshire (9 de febrero) y Carolina del Sur (20 de febrero).

Sin embargo, la victoria de Cruz en ese estado no garantiza un camino seguro a la nominación: en 2008 el ex Gobernador Mike Huckabee y, en 2008, el ex senador Rick Santorum, lograron la victoria basándose en el voto evangélico, pero no obtuvieron la candidatura presidencial republicana.

Según las estadísticas, al menos 56 por ciento de los votantes en Iowa se definen como cristianos evangélicos conservadores; recientemente, Trump había cometido varias equivocaciones públicas relacionados a libros de la Biblia, que la campaña de Cruz decidió explotar abiertamente.

Otro ganador

El otro gran ganador de la noche fue el también senador cubanoamericano Marco Rubio, quien quedó en tercer lugar (23.1 por ciento) al casi empatar las preferencias de Trump (24.3 por ciento) y presentarse como una opción más en la ortodoxia republicana.

“Esta noche en Iowa, la gente de este gran estado ha enviado un mensaje muy claro luego de siete años de Barack Obama: No vamos a esperar más tiempo y vamos a retomar nuestro país de vuelta”, aseguró Rubio, de 46 años, rodeado por su esposa de origen colombiano y sus cuatro hijos.

Con un discurso muy similar al dado por Barack Obama en su triunfo de Iowa en el 2008, Rubio fue criticado fuertemente por expertos, quienes expresaron que parecía que habían copiado la estructura del discurso del actual presidente.

Por otro lado, Cruz también ha atacado a Rubio por apoyar una reforma migratoria en el Senado.


Anuncio