Anuncio
Share

Patrulla Fronteriza mantiene voluntarios a distancia para evitar reporten ‘posibles abusos’

Foto de archivo de la Patrulla Fronteriza.

Foto de archivo de la Patrulla Fronteriza.

Voluntarios que vigilan las actividades de la Patrulla Fronteriza en retenes cercanos a la frontera de Arizona acusaron ayer a la agencia federal de tomar represalias en su contra colocando señalamientos que los obligan a permanecer alejados de los retenes.

La Patrulla Fronteriza colocó señalamientos y barricadas que indican “no peatones”, lo que obliga a los voluntarios a permanecer por lo menos 200 pies alejados del reten de la interestatal 286, ubicado a 26 millas al norte de la frontera con México.

El grupo Gente Ayudando Gente (PHP) expandió a inicios de febrero su vigilancia a los retenes de la Patrulla Fronteriza, documentando posibles violaciones de derechos civiles, situaciones de abuso de poder y prácticas de perfil racial.

Los mismos señalamientos fueron colocados en otro reten ubicado a las afueras de la comunidad de Arivaca, el cual desde el 2013 es vigilado de cerca por voluntarios de PHP.

Leesa Jacobson, cofundadora del grupo de voluntarios dijo que por años los residentes de las comunidades fronteriza han pedido a la Patrulla Fronteriza retirar los retenes de estas áreas.

Aseguró que las personas que viven en estas comunidades deben sufrir diariamente acoso, perfil racial y abuso físico y verbal cada vez que cruzan uno de estos retenes.

La organización considera que la colocación de las señales para evitar que los voluntarios se puedan acercar y observar las operaciones es una forma de obstaculizar su trabajo de documentar los posibles abusos de la Patrulla Fronteriza.

Ya en el 2014, en base a sus observaciones en el reten de Arivaca, este grupo dio a conocer un reporte donde indicaban que los residentes latinos tienen un 26 por ciento más de probabilidades de ser forzados a identificarse y comprobar su estatus migratorio en un reten que una persona de origen anglosajón.


Anuncio